Autos: cayó un 25% la producción por derrumbe de Brasil

Edición Impresa

Mientras el mercado interno muestra datos positivos, como el aumento de los patentamientos de febrero que anunció la asociación que agrupa a las concesionarias, las malas noticias vienen de las fábricas como consecuencia del derrumbe de la economía brasi-leña.

La producción de vehículos registró el mes pasado una contracción del 25,1% respecto a igual período de 2015, mientras que las exportaciones, por su parte, retrocedieron 41,5% en la medición interanual.

Sólo las ventas a concesionarias mostraron una mejora del 19,3% en similar período, según informó ayer la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa).

Está claro que el mercado interno parece estar estabilizado pero el gran problema que enfrentan las automotrices locales pasa por el bajo nivel de utilización de la capacidad instalada a raíz de la crisis brasileña. Hay que tener en cuenta que más de la mitad de lo que se produce se destina a Brasil.

"El comportamiento de las principales variables de la industria automotriz dan cuenta de la necesidad de redoblar los esfuerzos y el trabajo en conjunto con la cadena de valor y las autoridades para mejorar la competitividad de la industria automotriz y desarrollar nuevos mercados de exportación", dijo el presidente de Adefa, Enrique Alemañy, en base a los números de febrero.

La entidad que nuclea a las automotrices precisó que en febrero la producción nacional de vehículos fue de 34.174 unidades, un 92,2% más que en enero pasado.

En lo que respecta a la exportación, los envíos sumaron 14.178 vehículos, lo que significó 264,7% más que en enero.

En tanto, las ventas a concesionarios fueron de 52.593 unidades, un 5,3% más que enero pasado.

Adefa señaló que durante el primer bimestre la producción de vehículos fue de 51.959 unidades, equivalente a un 27,1% menos que en enero y febrero de 2015.

Por último, las ventas a concesionarias durante el primer bimestre sumó 102.528 vehículos, con una mejora del 31,1% respecto a igual lapso de 2015.

Dejá tu comentario