Moyano vuelve a escena como líder de calle y oposición

Edición Impresa

Hugo Moyano volverá a un escenario la semana que viene para mostrarse al frente de la conflictividad, elevar el grado de advertencia al Gobierno ante la inminente ronda de paritarias y confirmarse como pieza clave en el armado de la oferta electoral de este año. Será el jueves que viene en el microestadio de Ferrocarril Oeste en la conmemoración por el primer aniversario del denominado 21-F, en el que el propio camionero encabezó una convocatoria multitudinaria en la avenida 9 de Julio.

El acto, que organizan en silencio el gremio de los Camioneros y los mecánicos del Smata, las dos CTA, la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) y dirigentes de movimientos sociales, hará las veces de ceremonia inaugural del ciclo anual de conflictos que ayer mismo mostró la ciudad de Buenos Aires brotada por protestas sociales. Será, además, la reaparición como orador central de Moyano tras un acto que encabezó el 20 de septiembre pasado también en Ferro, del denominado Frente Sindical por el Modelo Nacional (Fesimona) y otro pocos días después, el 6 de octubre, del PJ bonaerense en un camping del gremio en Necochea.

La vuelta a escena del exjefe de la CGT se producirá en medio de la presencia en la Argentina de la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI, ver página 10), y mientras la administración de Mauricio Macri intenta exhibir ante ese organismo sus afanes por relanzar la reforma laboral, ya sea vía parlamentaria o por sectores. También, en pleno arranque de la paritaria docente en la provincia de Buenos Aires y cuando la ronda de negociaciones salariales en el sector privado está en plena preparación. Además, y como adelantó este diario, a principios de marzo su hijo mayor, Pablo Moyano, viajará al Vaticano para liderar un encuentro de la Federación Internacional del Transporte (ITF) en el que se espera una aparición del papa Francisco.

Según los organizadores, el acto en Ferro tendrá todos esos condimentos. En particular, la exhibición de la franquicia “Multisectorial 21-F” será otro paso de Moyano en su plan por capturar bajo su paraguas la conflictividad descentralizada a partir de la salida de escena de la CGT como eje conductor. De hecho también habrá una señal hacia la central obrera, siempre codiciada por el camionero para sí o bien para sus elegidos.

Es que a partir de su salida formal del Consejo Directivo de la CGT, Moyano alimentó las sucursales Fresimona (los gremios que integran la central pero se oponen a la conducción actual) y Multisectorial 21F para erigirse en el principal hilo conductor entre el Gobierno y la puja social y sindical. De hecho, esa condición hizo que el Ejecutivo buscara un puente de diálogo con el camionero mediante el entonces nuevo secretario de Trabajo, Lucas Aparicio, y pasara por encima de la cúpula de la central obrera para irritación de sus líderes.

De fondo, sin embargo, el interés del jefe de los choferes y de la mayoría de los participantes del acto del jueves que viene estará puesto en la campaña electoral. En líneas generales el grueso abreva en la estructura formal del peronismo que se apalanca en Cristina de Kirchner y que busca ampliar su base de sustentación. El horizonte de octubre, con la expectativa de muchos de los concurrentes de figurar en las listas opositoras,será omnipresente en Ferro y guiará los próximos pasos de Moyano.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario