Baja el volumen y sube el precio: rebote

Edición Impresa

La semana arrancó de manera interesante, especialmente si tenemos en cuenta que entre el viernes y la jornada de ayer nada significativo ocurrió que pueda explicar por qué los mas eufóricos soslayaban cualquier referencia a lo ocurrido la semana pasada. Tal vez el elemento más usado para justificar la idea de que el rally continúa tuvo que ver con el 5,82% que voló el precio del WTI al cerrar en u$s 103 por barril (por sí solo el cierre de las refinerías inundadas en la zona del Mississippi no llega a explicar tamaña suba). El problema tras este argumento es que no sabemos si realmente fue una suba o simplemente un rebote después del 15% que perdió el precio de petróleo la semana pasada (el oro ganó ayer el 1,45% y la plata avanzó el 5% luego de perder el 5% y el 25% respectivamente). Tal vez entonces lo más prudente sea pensar que lo que vimos con los commodities es más que nada evidencia del nivel del componente especulativo que impera en el mercado. La primera tentación cuando vemos fuertes oscilaciones en el precio de las materias primas es vincularlas con lo que ocurre con el dólar. El problema es que si bien el billete se desvalorizó ayer frente a las principales monedas, apenas fue una caída del 0,28%, una merma demasiado acotada para ser usada como argumento. Es cierto que las petroleras y las empresas vinculadas con los commodities lideraron las subas accionarias, pero el 0,36% que ganó el Dow al cerrar en 12.684,68 bien podría justificarse con anuncios como el de McDonalds -comida chatarra para clases bajas- cuyas ventas por local aumentaron más de lo pensado o el anuncio de que Hertz quiere quedarse con su competidora Dollar Thrifty. Antes de sugerir que ayer renació el apetito por el riesgo es bueno tener presente que el volumen negociado en el NYSE (777 millones de acciones) fue el segundo más bajo del año.

Dejá tu comentario