Bajan los accidentes laborales en Bs. As.

Edición Impresa

Desde el inicio de la gestión como ministro de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires y por mandato del gobernador Daniel Scioli venimos llevando a cabo acciones concretas que buscan preservar la calidad de trabajo y la vida de los trabajadores. Las políticas integrales destinadas a la consecución del trabajo decente, las mejoras en las condiciones y medio ambiente laboral y la disminución de los accidentes laborales constituyen los principales objetivos de este Gobierno. El trabajo se constituye como un eje vertebrador de la vida de las personas y para Daniel Scioli «gobernar es dar trabajo».

En este marco, se vienen implementando diferentes estrategias tendientes a la preservación de la salud y seguridad de los trabajadores, entre las que merecen destacarse:

Por un lado, se avanzó en la concientización y capacitación sobre los aspectos legales y técnicos que hacen a la prevención de los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales en los diferentes sectores de actividad económica.

A su vez, se consiguió la implementación del Programa de Mejoramiento de las Condiciones de Salud y Seguridad en la Industria de la Construcción y el mismo mecanismo para los comercios minoristas.

Asimismo, continúa desarrollándose la capacitación en salud y seguridad en diferentes ámbitos y se logró el fortalecimiento de la capacidad inspectiva, triplicando la cantidad de inspectores de Higiene y Seguridad en el período 2008-2011 a partir de un acuerdo con la Superintendencia de Riesgos del Trabajo. En este sentido se profundizó la capacitación de los inspectores y se los dotó de equipos informáticos que permiten desarrollar la tarea con más transparencia y agilidad.

Durante la actual gestión, también se creó la Comisión Mixta de Salud y Seguridad en el Empleo Público (CoMISaSEP): el Estado y los gremios trabajando de manera conjunta en políticas públicas vinculadas a la protección de la vida y la salud de los trabajadores. El éxito de esta iniciativa, consiguió que se hiciera extensiva en el Servicio Penitenciario y la Policía, consolidando esta experiencia como la única en América Latina.

Otra política de acción fue acordar la firma de convenios y protocolos con Colegios Profesionales, como por ejemplo con el Colegio de Arquitectos, de Ingenieros y de técnicos, acordando actividades conjuntas para fortalecer las acciones en la materia.

El ejercicio indelegable del poder de policía en materia laboral que detenta esta cartera de Estado ha sido redefinida durante la gestión del gobernador Scioli. En efecto, históricamente se tenía una visión exclusivamente punitiva del servicio de inspección que lo colocaba casi como un fin en sí mismo, cuando en realidad no es otra cosa que un medio para obtener el trabajo decente, es decir, registrado y seguro.

En tal entendimiento es que se han encarado nuevas políticas inspectivas integrales, partiendo del supuesto que el éxito de una gestión no es «sancionar más» sino no verse en la obligación de hacerlo. Cabe aclarar que esto no significa disminuir la presencia de inspectores en la provincia. Por el contrario, la fuerza inspectiva casi se ha incrementado durante la gestión Scioli, habiéndose efectuado 9.058 inspecciones en el año 2007 y con una proyección de 21.908 para el año 2012. A su vez las mismas se han mejorado cualitativamente aplicando criterios de optimización de recursos humanos y materiales.

A partir de esta premisa se encararon programas integrales, desarrollados en distintas etapas (convocatoria, concientización, prevención y difusión) previas a la inspección a partir de los cuales aumentó el grado de compromiso de empleadores y trabajadores en el cumplimiento de la normativa laboral.

Es así que merece destacarse la implementación del Sistema de Pago Voluntario. Mediante el mismo, las empresas que han cometido infracciones se ven beneficiadas con el pago mínimo previsto para la infracción tipificado y la posibilidad de pagar su deuda en cuotas, sólo a partir de revertir la situación que dio origen a la multa. Se promueve así la regularización de los trabajadores afectados, el cumplimiento de la normativa laboral de salud o higiene transgredida. Hasta la fecha 2.570 empleadores en la provincia de Buenos Aires han elegido esta opción mejorando las condiciones de trabajo de sus empleados, disminuyendo la posibilidad de accidentes y muertes.

Resultados

El éxito de estas políticas de gestión es evidente cuando se analiza la disminución de los índices de mortalidad y siniestralidad laboral en la provincia de Buenos Aires. Estas acciones concretas en relación con la prevención de la siniestralidad laboral han permitido modificar las cifras en relación con la cantidad de trabajadores cubiertos por el Sistema de Riesgos del Trabajo, los accidentados y los fallecidos.

Durante el período 2007-2010 aumentó un 19,3% la cifra de trabajadores cubiertos llegando a un total de 2.191.186 en la provincia de Buenos Aires. A nivel nacional la cifra aumentó un 10%. A pesar del sostenido crecimiento de la actividad, los trabajadores fallecidos (incluyendo los accidentes in itinere, los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales) pasaron de 317 en el año 2007 a 255 en el año 2010 lo cual indica una disminución del 32,6% para ese período, en total del país la disminución fue del 22,4%.

Entendemos que esta cantidad, a pesar de reducirse año a año, continúa requiriendo especial atención. Y es por eso que convocamos a diferentes actores sociales, instituciones, organismos de Gobierno y a la comunidad a sumarse a este desafío de que en el futuro no exista un solo trabajador llevando a cabo su tarea en condiciones riesgosas. Consideramos que el Estado juega un rol destacado en este proceso, por ello diariamente redoblamos nuestro compromiso para lograr formas de trabajo más justas, más decentes y más dignas para todos.

Dejá tu comentario