Balance positivo

Edición Impresa

En marzo del año próximo, el equipo argentino de Copa Davis cumplirá 16 años consecutivos compitiendo en la elite del tenis mundial, un récord que comparte con potencias del calibre de Estados Unidos y de Francia. Esto fue posible gracias al triunfo de este fin de semana ante Polonia por 3-2, en Gdansk, donde Argentina sacó adelante una serie que se presumía un poco más compleja y que terminó facilitándose tras la baja del as de espadas polaco, Jerzy Janowicz, afectado por una lesión en la rodilla derecha, y por el escaso rodaje del segundo singlista Michal Przysiezny, quien llegó con poca actividad a la cita en el Ergo Arena por sufrir algunos dolores en la espalda. El otro aspecto a tener en cuenta es que la victoria depositó al combinado albiceleste en cuartos de final, instancia en la que nuevamente le tocará jugar en condición de visitante, ante Italia, del 15 al 17 de julio.

En el balance tenístico del fin de semana en Polonia, el equipo argentino se marchó con una nota destacada. El correntino Leonardo Mayer volvió a ser clave para poner la serie en el bolsillo con su triunfo de ayer ante Michal Przysiezny por 6-7 (4), 7-6 (4), 6-2 y 6-3. El N° 41 del mundo encadenó así su undécima victoria consecutiva -nueve en singles y dos en dobles- en la Copa Davis, donde no pierde desde 2013, y alcanzó la marca que tenía en soledad David Nalbandian.

"No estoy ni cerca de David. Él dio muchísimo y yo trato de jugar y ganar los partidos que me tocan. Ojalá que pueda seguir así, dijo "el Yacaré, que al igual que el resto del equipo debió lidiar con una superficie antirreglamentaria formada por placas de madera y pintura acrílica. La cancha estaba excedida de velocidad: el tope del índice de la ITF es 50 y midió 54, razón por la cual Polonia será multada.

El otro dato saliente de la serie en Gdansk fue el sólido debut en la Copa Davis del bahiense Guido Pella, quien atraviesa su mejor momento en el ATP Tour y lo pudo ratificar el pasado viernes con una victoria ante Przysiezny en sets corridos. Con 25 años, el pupilo de Fabián Blengino asoma como un complemento confiable a Mayer en singles, sobre todo si se tiene en cuenta que recién vuelven a competir Juan Martín del Potro y Juan Mónaco.

El próximo examen será Italia, en julio. "Será una serie muy difícil. Italia tiene un equipo muy completo: dos buenos singlistas y un muy buen dobles. Nosotros tenemos también un buen equipo y ojalá se pueda ganar", evaluó Mayer sobre el futuro rival, que tiene un triunfo y una derrota en el historial con Argentina, esta última en 2014, en Mar del Plata.

Dejá tu comentario