BCRA define hoy su tasa para enfrentar el efecto Brasil

Edición Impresa

• APUESTAN A UN "WAIT AND SEE" DE STURZENEGGER, QUE DEJARÍA EL RENDIMIENTO DE LOS PASES EN 26,25%
La inflación de la tercera semana de mayo acercó buenas noticias e ilusiona con que el IPC cierre abajo de 2%. Además, el comité de política debe discernir si esta suba del dólar es transitoria o permanente.

No parece haber muchas razones "locales" para que Federico Sturzenegger resuelva hacer hoy una nueva suba en sus tasas de interés. Las mediciones privadas de "alta frecuencia" que llegan a la mesa chica del BCRA arrojan que, en la tercera semana de mayo, la inflación fue prácticamente nula, e ilusionan a los funcionarios con que el índice quede por debajo del 2% durante el mes. Aún no queda claro, además, si será transitoria o permanente la suba en el dólar que se vio en estos días, que está explicada por un shock externo y que podría llevar al mercado a exigir una mayor tasa de interés para quedarse en los instrumentos que ofrece el BCRA. Y. por último, en las mesas de los bancos consideran que, tal como están ahora (aún gravados por el impuesto a los Ingresos Brutos), los "pases" perdieron algo de relevancia como instrumentos de referencia de política monetaria.

En el mercado se inclinaban ayer por la opción de que el comité de política monetaria elegirá mantener la tasa de interés a la espera de que se aclare el panorama financiero. Presumen que tendrá otra oportunidad para hacer algún ajuste dentro de 15 días, de ser necesario, antes de que vuelvan a vencer otros $500.000 millones en Lebac. Y que cuenta, además, con el mercado secundario de estas Letras de deuda, para intervenir y acomodar las tasas de interés en el sendero que decida.

La "impasse" en la inflación que miden las consultoras privadas da algo de aire a Sturzenegger para hacer su "wait and see". En Elypsis detectaron una variación del "0%" en su índice de precios durante la última semana de este mes (la tercera de mayo), que ubica la inflación acumulada de los últimos 30 días en el 1,55%. Con todo, la comparación del promedio entre los dos meses arrojaría, si se mantiene este ritmo, una variación de entre el 1,7 y el 1,8%. En PriceStats, otra de las mediciones que sigue de cerca el BCRA, registraron una variación del 2% hasta el 10 de mayo. Razones suficientes para que el BCRA encuentren margen para mantener hoy sin cambios la tasa.

Con todo, esto no significa que Sturzenegger vaya a abandonar el sesgo "contractivo" de su política monetaria. En el mercado secundario, su mesa de dinero se dedica todos los días a vender Lebac para absorber "excedentes de liquidez". Ayer, por caso, colocó otros $6.500 millones. Lo hace, hasta ahora, sin alterar la tasa de interés más corta (hoy en 25,50%, el mismo nivel del martes pasado), porque decide operar sobre plazos más largos, como septiembre y octubre, para extender sus vencimientos. Con esto, el BCRA administra la cantidad de dinero sin necesidad de subir la tasa.

El "ala dura" del comité de política monetaria busca hoy hacer el ajuste de esta forma para solucionar los problemas de liquidez que se generaron en el verano. Fueron Sturzenegger, el gerente general de la institución, Mariano Flores Vidal, y el vicepresidente segundo, Demian Reidel, quienes tomaron la decisión de dar un viraje en la política monetaria. Algunas veces, contra la visión de algunos funcionarios del mismo BCRA que hoy no integran el comité de política monetaria. Desde el 2 de marzo ya absorbieron casi $80.000 millones mediante estas ventas de Lebac, ante la percepción de que el manejo de la tasa de interés no alcanzaba para mantener en equilibrio el mercado de dinero.

Dejá tu comentario