Bein: “Contactos con el Fondo serán virtuales”

Edición Impresa

Puerto Madryn - El economista Miguel Bein, en diálogo con este diario durante la 30ª Convención Anual del IAEF que se desarrolló en esta ciudad, fue optimista en su proyección de crecimiento. «Sólo el impacto de un año en el que llueva normalmente genera un 40% de aumento en la producción agrícola, tiene un peso de 6 puntos en el PBI y da un 2,4% de crecimiento».

Periodista: ¿Cómo evalúa el acercamiento con el FMI?

Miguel Bein:
No sé si están dadas las condiciones para una visita de los técnicos del organismo. La visión que tengo es que podría arrancar vía electrónica el intercambio de información entre los técnicos y los funcionarios argentinos, pero sin que desembarquen en el país los funcionarios del Fondo.

P.: ¿Cuáles serían esas condiciones?

M.B.:
Más que condiciones, creo que se van a tomar el tiempo. El Gobierno argentino quiere ver cómo impacta en la opinión pública el acercamiento, quiere medir la repercusión política. En la medida en que no haya un impacto negativo, se va a avanzar, pero de otra manera lo van a frenar.

P.: Brasil colocó un bono al 5,6% a 2041 la semana pasada. ¿Cuándo la Argentina podrá hacer algo parecido?

M.B.:
Similar a Brasil va a requerir años. Llegar a investment grade implica un proceso que si se comenzara ahora, llevaría, como mínimo, tres años. Ésta es la ventaja que hoy tiene Brasil, de poder hacer política fiscal expansiva, bajando fuertemente el superávit fiscal; al tener acceso al crédito, puede fondear el gasto social y el necesario para fondear el consumo vía rebajas impositivas. Si la Argentina tuviera acceso al mercado de capitales, el año que viene podría fondear $ 20.000 millones de obra pública que de otra manera no lo va a poder hacer. El Gobierno no quiere bajarse de un ambicioso plan de obra pública porque es el corazón de su agenda política.

P.: El Presupuesto supone un aumento muy magro del gasto, por lo que se relegaría obra pública. ¿Se va a poder cumplir?

M.B.:
No creo. Tanto el gasto como los ingresos del año que viene van a crecer seis puntos más de lo estimado. Sin embargo, el gasto va a crecer todo lo que pueda. El Gobierno tiene una regla fiscal que es maximizar el gasto público sin entrar en default. De cualquier manera, van a obtener el superávit fiscal porque parte de ese resultado se va a obtener a través de las ganancias que va a conseguir el Banco Central por diferencia en la cotización de tenencia de títulos públicos, de alrededor de $ 10.000 millones de utilidades, y además porque se va a aplicar parte de la diferencia de cotización de parte de las reservas internacionales, no de todo porque no se puede. Sobre $ 25.000 millones de superávit primario del Tesoro del año que viene, probablemente se va a tener cero. El resto se va a armar con el Banco Central y en la ANSES.

P.: También tienen que reducir los subsidios.

M.B.:
No sé cómo lo van a hacer. Pero está claro que el Gobierno no los puede seguir duplicando cada año. En 2005 se gastaron $ 4.000 millones; en 2005, $ 8.000 millones; en 2007, $ 16.000 millones; y en 2008, $ 32.000 millones. Este año ya prácticamente no tiene fuente de financiamiento para seguir brindándolos y en 2010 los va a tener que reducir en al menos $ 7.000 millones, lo que significa tocar tarifas. Eso se hace cada vez que se puede, y la Justicia y la inflación lo permiten. El mecanismo es desactivar una bomba que no se puede hacer de una sola vez.

Entrevista de María Iglesia

Dejá tu comentario