7 de agosto 2023 - 00:00

Bodegas bonaerenses recibieron primer aporte para el enoturismo

Gamboa, Antípodas y Cordón Blanco calificaron para los fondos no reembolsables, de 2 millones de pesos promedio. Son para invertir en infraestructura, bienes y servicios para desarrollar el negocio.

desarrollo. El enoturismo es una actividad que está en etapa de crecimiento a nivel nacional y particularmente en la provincia de Buenos Aires.
desarrollo. El enoturismo es una actividad que está en etapa de crecimiento a nivel nacional y particularmente en la provincia de Buenos Aires.

Tres bodegas bonaerenses recibieron los primeros aportes no reembolsables del Gobierno nacional para financiar inversiones en enoturismo: Gamboa (Campana), Antípodas (Junín) y Cordón Blanco (Tandil). Esta contribución es parte de un plan de asistencia al desarrollo al enoturismo en 16 provincias, que involucra 300 millones de pesos.

Los beneficiarios de este programa deberán invertir el aportes -de unos 2 millones de pesos, en promedio- en infraestructura, bienes y servicios.

La entrega de los certificados se llevó a cabo durante una reunión entre productores y bodegueros de la provincia de Buenos Aires con autoridades nacionales y provinciales. Se hizo en Campana, donde funciona la finca Gamboa.

Sergio Castro, director nacional de Planificación y Desarrollo del Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación, encabezó la entrega. También participó el senador provincial Luis Omar Vivona, autor de la ley que estableció el régimen de promoción e incentivo para la industria vitivinícola de la provincia de Buenos Aires.

También estuvo la presidenta de la Cámara de Bodegueros Bonarenses, Manuela Parra, propietaria de bodega Saldungaray.

Actualmente, a nivel nacional, existen unas 380 bodegas abiertas al turismo, instaladas en 16 provincias. En 2020 eran 200 bodegas en 14 provincias. En la provincia de Buenos Aires hay una docena de proyectos de enoturismo en marcha, de diferente magnitud, en el marco de una tendencia que crece, tal como lo reflejan las cifras nacionales.

“Tenemos un presupuesto de 300 millones de pesos para enoturismo. Cada bodega recibe aproximadamente 2 millones de pesos. Hoy se entregaron los tres primeros en provincia de Buenos Aires, pero ya hubo una tanda entre bodegas de Mendoza. El enoturismo genera condiciones económicas y sociales que benefician a todas las zonas donde están localizadas las bodegas. Es una actividad más blanda que la producción de vinos y por ende es más integradora de maneo de obra femenina, por ejemplo”, explicó Sergio Keko Castro, en diálogo con Ámbito.

El propietario de Viñas y Bodega Gamboa, Eduardo Tuite, dijo a este diario que destinará el aporte no reembolsable para crear un área de picnic dentro de la finca, como servicio adicional al restaurante, para los visitantes que recibe durante todo el año. La intención es que esté funcionando en octubre.

El plan de expansión de Gamboa incluye un proyecto para desarrollar otra finca de enoturismo en la zona de Canning-Ezeiza. Además, avanza con la instalación de una nueva finca en General Madariaga, cerca de Pinamar, donde producirá vinos oceánicos y recibirá a los turistas con una propuesta integral.

Otros emprendimientos que producen vinos en territorio bonaerense son Al Este (Médanos), Don Atilio (Uribelarrea), Santé Vins (Pringles), Bohemians (General Villegas), Perelli Quintana (Suipacha), La Juanita (Tornquinst), Cercano Sur (Coronel Suárez), Trapiche Costa y Pampa (Chapadmalal), Cámpora Wines (San Nicolás), y MyL Colores (Coronel Pringles).

Dejá tu comentario