Bodegas Esmeralda: las mejoras son internas

Edición Impresa

Objeto social: "Elaboración y comercialización de vinos".

El último año y medio ha ganado algo de bursatilidad, cotizando en el 65% de las ruedas, cuando en los dos años previos apenas lo hizo en el 30%. Esto podría ser relevante para quienes ven en ella a una de las listadas que se pueden beneficiar con la reciente devaluación del peso, dada la significancia que tienen las exportaciones en su resultado final (el 58% de su producción se destina al exterior). Claro que esto no alcanzó a reflejarse en este contable que cerró el 31 de marzo último.



Aquí la vemos incrementando 11% la producción de cajas de vino, aunque sin alcanzar los niveles del contable 2016/15. Por el lado de las ventas, se aprecia una reducción de 4% en el número de cajas de vino despachadas localmente y 2% en las que fueron al exterior, alcanzando en ambos casos mínimos en al menos un lustro (el remanente, Prod/Vts:23%, es el mayor desde al menos 2013) . Esto lo pudo compensar en parte por el lado de los precios de venta, haciéndose de $3.210 millones, 29% más que lo que le ingresaba doce meses antes. La caída en el resultado por activos biológicos y la suba de los costos la dejan luego con un bruto de $1.306 millones, 24.7% más que lo de un año antes. Con esto no alcanza a compensar el incremento inflacionario del período (25,5%), reduciendo el margen bruto a 41%, cuando en los cinco años previos promediaba 45%. Si bien los gastos de administración se le disparan 37% y los "otros" pasan a jugarle en contra, el control de los más significativos gastos de comercialización creciendo un acotado 12% la dejan con un operativo de $575 millones, 37% mayor al de 2017. La mejora de sus resultados financieros (ingresos y diferencia de cambio en partes iguales) más el mayor aporte de las empresas vinculadas la llevan luego de la mordida del fisco a quedar con un neto de $427.980.465, 44.6% más que lo logrado en 2017.





Dejá tu comentario