“Boyhood”, de Linklater, es favorita en la Berlinale

Edición Impresa

Berlín - El director Richard Linklater logró realizar el sueño de filmar durante 12 años a su hija pequeña, Lorelei, tejiendo una ficción sobre la vida de una familia común y corriente en "Boyhood", recibida con extremo entusiasmo ayer en la Berlinale, donde concursa por el Oso de Oro. Lorelei Linklater interpreta el papel de la hermanita de Mason, encarnado por Ellar Coltrane, el protagonista de "Boyhood", a quien se verá también crecer y cambiar, desde los 6 hasta los 18 años, en este experimento que pretende ser el retrato de una familia y de su vida cotidiana en Austin, la ciudad natal del realizador.

Richard Linklater, quien ganó en 1995 el Oso de Plata de la Berlinale como mejor director por "Antes del amanecer", comenzó a filmar secretamente esta película en julio de 2002. "Buscaba el realismo, todo estaba escrito, la vida que sigue su curso, sin dramatismo ni patetismo. Buscaba seguir el hilo de lo cotidiano, no quería mostrar el primer beso o la pérdida de la virginidad, ya eso se ha visto bastante en el cine", declaró. "La arquitectura de la película la tenía en la cabeza desde entonces, cada seis o diez meses filmábamos. No era una familia extraordinaria, quería mostrar eso, teníamos el factor tiempo, la acumulación, la profundidad, la longitud, trabajamos mucho con eso", explicó.

Linklater lanzó la idea y logró convencer a la productora Cathleen Sutherland y a los actores Patricia Arquette y Ethan Hawke para que encarnaran --dejándose filmar una semana al año entre 2002 y fines de 2013-- a los padres de Samantha y Mason.

Ellar Coltrane, el actor que interpreta a Mason, dijo que ver el film terminado "fue una catarsis", que le permitió verse a los diez años, y antes. Lorelei Linklater dijo que para ella fue una "experiencia rara" verse en la pantalla. "Lloré, creo que nadie quiere verse en esas fases difíciles de la adolescencia", confesó. Contó que una vez pidió que su personaje muriera pero Richard Linklater dijo que eso no estaba previsto. "Hubiera sido triste", dijo.

"Los adultos envejecimos mientras los niños crecieron. Fue hermoso ver la pureza de estos niños que se conviertieron en adultos, con su ética, su personalidad. Mi sentimiento al verla es que la vida pasa rápido, es extraño ver el paso del tiempo", declaró por su lado Patricia Arquette. "No me hubiese podido hacer un lifting a causa del proyecto, que debía además mantenerse en secreto. Me puse triste cuando se acabó el rodaje", confesó, recordando que cuando conoció a Linklater este le preguntó: "¿Qué vas a hacer en los próximos doce años?" Dijo también que pocos directores de cine en Estados Unidos tienen la fuerza de Linklater para realizar un proyecto como este. El director dijo que deseaba mostrar la vida rural en Estados Unidos. "Vivimos en Austin, Texas, esa es mi tela de fondo, esas regiones rurales casi nunca se ven en las películas".

"Boyhood" atraviesa las elecciones de 2008, cuando Barack Obama ganó la presidencia. "Era un telón de fondo, pienso que los niños recordarán la elección de Obama. La política se filtra en las frases de los padres, pero los niños están en lo suyo". Otro de los aspectos tratado tangencialmente es la crisis, la dificultad que tiene la madre de Mason para pagar todas las facturas. Se menciona el 11 de septiembre de 2001, y un ex soldado habla en una fiesta de sus experiencias en Irak. Linklater dijo también que la cultura en Estados Unidos no ha cambiado mucho, "ha habido cambios en la tecnología, pero la cultura no ha cambiado enormente".

La productora Cathleen Sutherland reconoció que hacer este film, a lo largo de 12 años, fue "un acto de fe y de optimismo en el futuro". "Teníamos un pequeño presupuesto y un equipo técnico dispuesto en Austin. Fueron necesarios dos años de pre-producción y dos de post-producción". Linklater dijo también que "poder ir realizando el montaje de la película durante 12 años fue algo especial, iba retocando escenas de los años anteriores, cortando, ajustando". Ellar Coltrane reveló que cuando tenía 12 años comprendió la suerte que tenía de participar en el proyecto. "Ahí fue cuando me entusiasmé de verdad, fue una suerte participar en ese rodaje, una semana por año. Los actores adultos me criaron, me enseñaron mucho", subrayó. "Era un proyecto arriesgado, claro. En doce años pueden pasarnos a todos muchas cosas. No solo los personajes del cine se divorcian o tienen hijos. Nosotros también. Y quién sabe qué pasará por la cabeza de los chicos en este tiempo", añadió Arquette. En ausencia de Hawke -quien no acudió a Berlín-, la actriz fue la portavoz adulta de las inquietudes del electo ante la "arriesgada aventura" de exponerse a cambios indeseados en esos doce años.

Dejá tu comentario