Burford: especialista en litigar (y ganar) contra la Argentina

Edición Impresa

Ya venció al país ante el CIADI por la reestatización de Aerolíneas Argentinas, donde patrocinó al quebrado Grupo Marsans.

Burford Capital Limited es un viejo conocido del país. Es primo hermano de los fondos buitre estilo Elliot, Aurelius o Dart (vencedores contra la Argentina del Juicio del Siglo); y se especializa en comprar juicios contra países en desarrollo o subdesarrollados que demandan tiempo de resolución y cuyos propietarios no están dispuestos a esperar. Sin relaciones con el desastre de acreedores que dejó el default de 2001, este fondo se interesó en el particular estilo del país de dejar huecos legales en el mundo en 2008, cuando el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner nacionalizó Aerolíneas Argentinas sin indemnizar al Grupo Marsans, el propietario de la compañía de bandera. El fondo financió el juicio ante el CIADI, obteniendo un resultado positivo en julio de 2017, cuando el tribunal condenó a la Argentina a pagar unos u$s140 millones a los "damnificados". Marsans, a través de la sociedad Teinver, le había vendido a Burford en unos u$s13 millones los derechos de liquidar contra la Argentina por la manera en que se avanzó en la privatización. Marsans no podía concentrarse en estas acciones por un detalle particular: su dueño del hoy quebrado grupo turístico, Gerardo Díaz Ferrán, fue condenado en septiembre de 2015 a cinco años y medio de prisión y al pago de una multa de 1,2 millón de euros por el vaciamiento de su compañía y el lavado de activos. La estrategia de Burford fue separar los problemas legales de Marsans en España y concentrar la causa en una acción de una nacionalización de un país a una empresa de capitales extranjeros, sin negociar y liquidar una retribución por ese capital expropiado. La estrategia fue exitosa y Burford logró fallo positivo. En junio de ese año revendió la causa por unos u$s110 millones de dólares, con lo que obtuvo una ganancia neta de aproximadamente u$s 740 millones.

Burford fue creado por Christopher Bogart, exresponsable de Asuntos Legales de Timer Warner, y tiene operaciones, además de Londres donde cotiza en Bolsa, en Nueva York y Singapur. Una de las claves de su funcionamiento, es que las sociedades que arma en cada licitación son absolutamente secretas. En otras palabras, nadie sabe ni sabrá los nombres reales de los litigantes contra Argentina tanto en el caso YPF como Aerolíneas.

C.B.

Dejá tu comentario