Busca Gobierno frenar embestida del campo

Edición Impresa

TRAS LA ALERTA POR UNA NUEVA PROTESTA

Tras el estado de alerta lanzado el martes por la Mesa de Enlace ante la falta de soluciones para los problemas en el precio del trigo y la comercialización de la carne, en el Ministerio de Agricultura trabajan contra reloj para evitar una eventual medida de fuerza del campo, aunque aún se está lejos de un eventual acuerdo.

Los adelantos que publicó este diario sobre una disposición oficial para prefinanciar la producción triguera no encontraron eco en la dirigencia rural, y por eso desde la cartera agropecuaria llamaron a la Mesa de Enlace para acordar un anuncio satisfactorio que impida una nueva embestida del campo. En el despacho del ministro Julián Domínguez ahora mantienen hermetismo sobre los detalles para calmar una renovada protesta. «Se está trabajando mucho en el Plan Ganadero Nacional, y con el trigo se está avanzando. Lo hacemos contra reloj, la semana que viene se quiere largar la medida», apuntaron ayer a este diario desde Agricultura.

Acuerdo

La propuesta inicial había sido un acuerdo con el Banco Nación para brindar al productor triguero una línea de crédito con tasa subsidiada para guardar el cereal durante 180 días sobre certificado de depósito. La entidad financiera ofrecería el dinero para un trigo «a valor FAS (Free Alone Ship) teórico» (es decir, a precio internacional, sin retenciones ni gastos), habían detallado desde el Ministerio de Agricultura.

Pero la propuesta nuevamente dejó sin entusiasmo a los productores. «No vemos con claridad que el Gobierno intervenga en el mercado de trigo y el productor cobre el 100% de lo que corresponde», dijo ayer a este diario el vicepresidente 2° de Federación Agraria, Julio Curras.

La entidad comandada por Eduardo Buzzi mantiene un fluido diálogo con funcionarios del Gobierno, por lo que los federados lograron hacer llegar una contrapropuesta que esperan tenga eco en el anuncio final. «Ese certificado de depósito queremos que se tome como garantía del FAS teórico. Si no conseguimos ese precio a la hora de vender, pagamos con el certificado», explicó Curras. Así, los productores pretenden asegurarse el «precio lleno» de trigo, que supera los $ 600 la tonelada, mientras que hoy cobran «casi $ 400», dijo el dirigente mientras agregó que ante el reclamo «no hemos tenido una contraoferta» del Gobierno.

El martes, Buzzi deslizó que se estudia alguna medida de fuerza contra los molinos, en la provincia de Buenos Aires. «Tenemos que focalizar quiénes son los beneficiarios (de que no se pague el precio de referencia al productor), porque a la gente no le llega el pan más barato», en alusión a las exportadoras. Sin embargo, el titular de la FAA insistió en que las acciones surgirán del consenso con sus colegas de Sociedad Rural, Coninagro y Confederaciones Rurales el próximo 5 de enero.

En el campo saben que el Gobierno busca serenidad, ya que no están dispuestos a soportar una nueva embestida rural. «Se quieren evitar las movilizaciones, pero mientras haya voluntad política, nosotros también las vamos a evitar», se esperanzó Curras.

Dejá tu comentario