Cable 2011: el HD añadió impacto visual a series y películas

Edición Impresa

En un año que se caracterizó por la incorporación de más canales HD a la oferta de la TV paga (ascienden a los 25), otro rasgo radicó en los estrenos de series extranjeras casi en simultáneo con el debut en Estados Unidos. Así, una característica de 2011 radicó en la estrategia de lanzamiento inmediato, para contrarrestar el efecto que generó Internet en el consumo de las series de TV paga, cuyos seguidores las bajan al día siguiente de su emisión en el país de origen.

La excelente «Boardwalk empire», con Steve Buscemi como Nucky Thompson, producida por Martin Scorsese, volvió a estar en la cima de la calidad, intriga, buen guión y notables actuaciones, con televisación por HBO. La trama continuó centrándose en Thompson, el gobernador de Atlantic City en tiempos de la ley seca quien influyó en las ganancias millonarias obtenidas por diferentes grupos aliados. La serie cerró el último fin de semana su segunda temporada y ya tiene la tercera confirmada hace tiempo. Su piloto, emitido el año pasado y dirigido por el propio Scorsese, costó 18 millones de dólares y se convirtió en el más caro de la historia de la televisión.

Y la inversión se ve plasmado en el resultado: el telefilm parece una película más del director de «Buenos muchachos», con descripción cruda de tiroteos y asesinatos despiadados, jolgorio de sexo y de juego, capomafias veteranos y malandras principiantes, mesas de juego en casinos y una historia fuerte de violencia familiar. La edición magistral está reforzada por una notable banda de sonido con orquestas de los años 20 y 30.

Con la firma de Steven Spielberg ,generaba gran expectativa la serie «Terranova», pero terminó aburriendo y fue más un Jurassic Park liviano y televisivo que un producto novedoso. Quedó para el olvido y no tendrá continuidad. En cambio «American Horror Story», ideada por Ryan Murphy, artífice de Nip Tuck y Glee, exhibió buena calidad y sobre todo el horror moderno que se espera de toda serie que se precie de buscar el susto. Su disparador: un matrimonio que se muda de Boston a Los Angeles con su hija Violet para dejar atrás ciertos sucesos sombríos del pasado. Su nueva residencia en una vieja mansión oculta secretos oscuros, al igual que su vecina, el ama de llaves.

Con abundantes citas al terror moderno de «El resplandor» o «El Bebé de Rosemary», Murphy dejó su marca con los habituales personajes grotescos, pasionales y cínicos. Pero además demostró buen manejo del suspenso que lograron atrapar al televidente. Se emitió por Fox.

«Person of interest» fue el producto del año dirigido por J.J. Abrams («Lost) y escrita por Christopher Nolan («Memento») con un ex «Lost» en el protagónico: Michael Emmerson, quien interpretaba al inescrupuloso Benjamin Linus en «Lost». El creador de «El origen» insiste también en esta serie con las tramas paranoicas: «Person of interest» se ganó su lugar en lo mejor del año pues cumplió con el objetivo del thriller criminal: atrapó con la historia sobre un agente de la CIA dado por muerto (Jim Caviezel) que une sus fuerzas con un millonario (Emerson) para prevenir una guerra contra un violento grupo de criminales. Se vio por Warner.

Si bien «Glee 3» perdió la sorpresa y originalidad de sus comienzos, también estuvo entre los destacados del año, con televisación por Sony. El show éxito en Estados Unidos y también a nivel local continuó con los avatares de los estudiantes de la escuela McKinley, en su mayoría losers y freaks, que devienen astros idolatrados por los televidentes. Este año se estrenó además la película 3D, que consiste en un concierto de estos jóvenes artistas.

Entre las comedias, que antes dominaban las preferencias del público de series, con exponentes como «Friends» o «Seinfeld», se destacó «Modern Family», sobre tres familias: una tradicional, una pareja homosexual que adopta una beba asiática y la tercera, formada por un hombre maduro casado con una bella latina mucho más joven y con un hijo pre adolescente. Como se lee, se buscó reflejar desde el humor el entramado de comunidades, elecciones sexuales y nuevos hábitos políticamente correctos (como el de la adopción de niños del otro lado del mundo), y lo logra pues divierte sin caer en demasiados lugares comunes. Sobre todo, no satura con solemnidad o bajada de línea. Se emitió por Fox.

En «Enlightened», por HBO, Laura Dern encarna a una ejecutiva con tendencias autodestructivas que intenta relajarse y comenzar de nuevo, luego de meditar y relajarse durante tres meses en Hawaii. Esta comedia también exhibe caracteres tan de moda hoy día, como salidos de los artículos sobre «Nuevas familias ensambladas» y «Nuevas generaciones». Divierten los personjes de la madre de la protagonista, quien que se ha convertido en compañera de cuarto de su hija o el ex-esposo, aficionado a las drogas recreacionales.

Los escándalos sexuales de la vida real son usualmente retomados por las ficciones pues generan interés: se vio el caso Strauss Kahn en «La ley y el orden-Unidad de Víctimas Especiales (UVE)» y son legión las series sobre investigación de crímenes. En el caso de «The good wife», se ofrece una vuelta de tuerca sin tanto sensacionalismo y un énfasis en la introspección de los personajes, en especial el de Julianna Margulies, quien encarna a una abogada que debe reintegrarse a la profesión después de que su esposo fuera encarcelado tras un caso público de corrupción y escándalo sexual. Se emitió por Universal.

«Breaking Bad» tuvo su tercera temporada en Argentina mientras en Estados Unidos cerró la cuarta con un récord histórico de audiencia que ya le aseguró la quinta para el año próximo, que además contará con la mayor cantidad de capítulos (16). Como «Glee», no tuvo la sorpresa de sus comienzos, cuando dejaba en cada cierre de capítulo la sensación de que el director y guionista Vince Gilliam tenía todo pensado con inteligencia. De todos modos su protagonista, el excelente Bryan Cranston, vuelve a estar nominado a los Globos de Oro este año, con su interpretación del profesor de química con una enfermedad terminal, que decide convertirse en fabricante de droga para dejar dinero a su familia para cuando ya no esté. Si bien el cáncer en la temporada vista aquí estuvo en remisión, la trama mostró a Walt con gran dominio del negocio del narcotráfico y el reencuentro con su ex socio Jesse. Se vio por AXN.

Dejá tu comentario