Cada vez más argentinos empiezan a estudiar chino

Edición Impresa

Aunque el inglés sigue siendo el idioma universal, el chino cobra año tras año más importancia por la promesa de que el gigante asiático se convertirá en la primera potencia mundial. Es por eso que el estudio de su lengua oficial ha crecido exponencialmente en la última década y alrededor del 30% sólo en el último año.

«El chino es útil comercialmente, lo estudia gente de relaciones exteriores, importadores y despachantes de aduana. El 80% de los alumnos son universitarios y tienen un promedio de 18 a 40 años. Hay estudiantes de empresas a quienes les sirve para tener mayores posibilidades de ascenso», detalló Joaquín Fernández Díaz, responsable de la Escuela China Argentina, ubicada en el centro porteño. «El incremento en el último año de alumnos es del 30%».

El aumento del interés por el idioma también llegó al cine. Es el caso del Showcase Belgrano, donde durante las primeras dos semanas de proyección, el film «Kun Fu Panda 2» se dio con subtítulos en chino. La cercanía del lugar con el Barrio Chino (a sólo dos cuadras) llevó a que una gran cantidad de gente asistiera a las funciones, que fueron tres por día.

El Centro Centenario, un instituto de idiomas que da clases a domicilio, incorporó el chino mandarían hace no más de siete meses por la importante demanda que recibieron. «Se dan dos situaciones: hay chicos que los mandan las madres de 6 a 10 años porque lo ven como la lengua del futuro. Otros, la estudian por comercio», explicó Diego, dueño del centro de enseñanza.

En el caso de la Asociación Cultural Chino-Argentina comenzaron a enseñar chino mandarín (el idioma oficial chino) en 2005 a conocidos que querían aprenderlo. Actualmente tienen entre 100 y 150 alumnos y notaron un gran crecimiento en los últimos tres años. «Antes teníamos unos 60 alumnos. Los motivos por los que la gente se interesa en aprender son culturales o comerciales, ya que algunos deben viajar por trabajo. Es el idioma que viene», aseguró Verónica Liao, coordinadora del lugar.

Una de las academias con mayor cantidad de alumnos en chino es el Centro Universitario de Idiomas (CUI), que tiene 700 personas estudiando el idioma y donde organizan viajes para que los inscriptos puedan practicar esta lengua en su país de origen. «Es más difícil que otros idiomas por la pronunciación, los tonos y los símbolos. Según el sonido de la palabra significa otra cosa, y un mismo sonido puede tener diferentes caracteres», describió Yixing Feng, coordinadora de chino en el CUI.

La excepción es el Centro Cultural Sin Heng, uno de los pioneros en la enseñanza del idioma en el país. Se trata de una escuela ubicada en el barrio de Belgrano, en la zona conocida como Barrio Chino, que también da clases extracurriculares y hoy tiene unos 50 alumnos. «Hay menos estudiantes que antes porque hay más competencia y los otros dan chino simplificado», afirmó Mariana, coordinadora del instituto. Es que el aumento en la demanda provocó que otros centros de idioma lo incorporaran y Sin Heng ya no centraliza a los interesados.

Los tipos de cursos son variados, aunque la mayoría de las clases son una vez por semana y se especializan en el chino mandarín, que es el que más se utiliza en el país oriental. No todos los alumnos llegan a completar los niveles y cada instituto tiene un fuerte que puede ser la lengua oral o la lecto-escritura. Inclusive, algunos habilitan para estudiar en una universidad china y siempre intentan que los cursos no sean muy masivos.

El estudio del idioma sigue en ascenso cada año, ya que en unos años, según Fernández Díaz, «hablar chino va a ser igual de importante que hablar inglés o más».

Dejá tu comentario