Capital: Macri se quedó con la lista a Diputados

Edición Impresa

La elección porteña, si bien revalidó la preferencia por el macrismo en la Ciudad de Buenos Aires, no fue la mejor para el candidato a presidente del PRO, que mermó su récord. Aunque al ganar la interna de Cambiemos, el PRO se queda con la exclusividad de la lista de candidatos a diputados nacionales por esa alianza, los datos oficiales, ya volcados en un 98,85% de las mesas, remarcan también que Mauricio Macri tampoco logró superar a sus referentes.

La dupla presidencial Macri-Gabriela Michetti venció en Capital Federal por gran diferencia con el Frente para la Victoria que quedó segundo, pero obtuvo en realidad un 41,66% del total general en el distrito ya que el 48,89% que recolectó fue sumando los votos del PRO, de Elisa Carrió y de Ernesto Sanz.

Sin antecedente de candidatura nacional, la anterior del jefe de Gobierno fue cuando renovó el mandato en la Ciudad de Buenos Aires junto a María Eugenia Vidal, obteniendo en primera vuelta, en 2011, el 47,07% de los votos porteños.

Así, Horacio Rodríguez Larreta en la primera vuelta porteña del 5 de julio pasado tuvo 81 mil votos más que el jefe porteño en ejercicio, mientras que los aliados de Cambiemos no consiguieron retener a los votantes que en los comicios locales optaron por su candidato Martín

Lousteau
.

La magra cosecha de Carrió y Sanz, dejó a la UCR y a la Coalición Cívica sin posibilidades de presentar una lista a diputados nacionales en las próximas elecciones generales de octubre, en representación de la Ciudad de Buenos Aires.

La diputada prefirió ir con una lista propia a las PASO del domingo pasado, con la idea de que seguía fuerte en un distrito que le fue ameno y acordó un piso del 15% para entrar en el sistema de reparto de la alianza Cambiemos. Ni ella -que obtuvo un 7,93% de los votos del grupo, ni el radicalismo (6,85%) se arrimaron a esa exigencia (menos en la provincia de Buenos Aires, donde el piso era del 25% de los votos totales de Cambiemos).

De esa manera, el PRO llevará a las elecciones generales de octubre próximo su propia lista en exclusividad, sin aliados, para ganar bancas en el Congreso en representación de la Capital Federal. La nómina la encabeza Patricia Bullrich, una ex Carrió que se sumó al PRO.

Tampoco, claro fue la mejor elección para el kirchnerismo en el distrito cuando la boleta que llevó a Daniel Scioli superó en apenas un punto lo que pudo recolectar en la primera vuelta general porteña de este año el camporista Mariano Recalde. Además, el 23,25% que reunió el kirchnerismo, es una marca baja aun en el distrito más árido, si se toma en cuenta el histórico 35% que obtuvo Cristina de Kirchner en las PASO de 2011, cuando en el total del país la Presidente superó el 50% de las preferencias en la interna, o el 27% que supo alcanzar Daniel Filmus en presentaciones.

Como sea, la boleta del Frente para la Victoria fue única, como la fórmula, y competirá, encabezada por Axel Kicillof, en los comicios generales de octubre, algo ya previsto al no contar con competencia.

La lista de Sergio Massa y la de Margarita Stolbizer innovaron en la geografía porteña, ya que en especial el exintendente de Tigre no había logrado, con sus candidatos locales, ni siquiera quedar finalista para la votación general de julio pasado en la Ciudad de Buenos Aires.

En el reparto de votos, el macrismo igualmente repitió el triunfo en cada una de las 15 comunas porteñas, a diferencia de la última elección local, el balotaje entre R. Larreta y Lousteau, que le dieron ganador al PRO solamente en zona norte, en tres comunas claves que le aseguraron al jefe de gabinete PRO ser el jefe electo y donde siguió el domingo pasado haciendo diferencia, como la 13, la 14 y la 2 que incluye a los barrios de Belgrano, Palermo y Recoleta.

El kirchnerismo conservó su mejor marca en la zona sur, pero no venció en votos en ninguno de los barrios. En esa comuna, la 8 que reúne a los barrios de Villa Lugano, Villa Riachuelo y Villa Soldati, la lista de Scioli llegó al 34,91% contra 36,06% del PRO.

Ayer, en un almuerzo junto al jefe de Gobierno, la mesa que integraron funcionarios porteños calculó que, "si se repiten estos resultados en la elección general podemos tener siete bancas", en Diputados con aspiración de llegar a un reparto que les concediera 8 de las 12 butacas que hay en juego en el Congreso.

En ese caso ingresarían Bullrich, Pablo Tonelli, Marcelo Wechsler, Cornelia Schmidt, Álvaro Gonzales, Juan Carlos Villalonga y Anabella Hers Cabral si llegan a siete, mientras que el octavo candidato es Jorge Garayalde.

La lista del Frente para la Victoria, si no sube en resultados, podría asegurarse las bancas para Kicillof, Nilda Garré y Andrés Larroque.

Dejá tu comentario