28 de junio 2011 - 00:00

Cayó de pie

Del Potro perdió con hidalguía ante Nadal. Fue una buena actuación la del tandilense sobre el césped británico, teniendo en cuenta que siempre le resultó una superficie hostil.
Del Potro perdió con hidalguía ante Nadal. Fue una buena actuación la del tandilense sobre el césped británico, teniendo en cuenta que siempre le resultó una superficie hostil.
El partido que disputaron ayer Rafael Nadal y Juan Martín del Potro en Wimbledon sumó un «set» extra tras la victoria del español, que se quejó por la actitud del tandilense en el momento en el que debió ser atendido por un dolor en el pie. «Me pareció desafortunado que se quejara de que paro el partido», dijo el N°1 del mundo, quien fue atendido por un dolor en el pie antes de disputar el tie break del primer set. La lesión de Nadal fue importante porque el mismo jugador aseguró que le dieron «ganas de llorar» en el momento de dolor más intenso. Incluso, anoche se sometió a una resonancia magnética, cuyo resultado se conocerá hoy.

El noveno choque entre Nadal y Del Potro fue de altísima intensidad. El español logró su sexta victoria con un 7-6 (8-6), 3-6, 7-6 (7-4) y 6-4 en tres horas y 52 minutos de lucha. La confusión sobre lo sucedido en el court central del All England Club no era poca, porque instantes antes de las declaraciones de Nadal, Del Potro había asegurado que no se estaba quejando, sino que expresaba su apoyo al español. «Lo que le decía al umpire era que tenía que darle tiempo a Nadal para ser atendido», dijo el tandilense. Nadal tuvo un recuerdo diferente del momento: «Se quejaba de que yo hubiera parado el partido».

El español alegó que, al haber ganado, optó por no recriminarle la actitud a su rival: «Si hubiera perdido le decía algo». Visiblemente molesto, Nadal se extendió sobre el tema: «No soy dudoso a la hora de parar un partido, y menos cuando estoy 6-6 y acabo de tener un set point. Sí, no se puede parar el partido por calambres, pero sí puedes hacerlo si tienes una lesión fresca». Y concluyó: «No es un tema de reglas, es un tema moral. Si ves al rival que está mal... Pero evidentemente, cada uno...».

Tres años atrás Del Potro llamó la atención con unas declaraciones al conocer que la Argentina enfrentaría a España en la final de la Copa Davis 2008. «A Nadal le vamos a sacar los calzones del orto», dijo la «Torre de Tandil», frase que el español disculparía posteriormente al encontrarse ambos durante el torneo de Madrid. Más allá de aquel recuerdo y de su molestia con la reacción de Del Potro ayer, Nadal elogió el juego que mostró el argentino en Wimbledon. «No me sorprendió. Creo que hizo muchas cosas bien. El servicio estaba muy bien, cuando subió a la red lo hizo muy bien y voleó mucho mejor de lo que podía imaginar. Además, desde el fondo de la cancha tiró muy plano, muy fuerte, tuvo un guante en el revés». Pero terminó autoelogiándose. «Por lo único que puedo estar por delante de él es en la movilidad. Cuando estoy bien puedo moverme un pelín mejor que él».

Dejá tu comentario