Chávez pronosticó que gana por K.O. y denunció complot

Edición Impresa

Caracas - Con la perspectiva de una victoria ajustada en las elecciones del domingo, el presidente venezolano, Hugo Chávez, denunció un nuevo complot en su contra días antes de un referendo para buscar su reelección, aunque dio vagos detalles sobre la conspiración.
Chávez dijo a la televisión estatal venezolana la noche del miércoles que algunos militares activos estaban en custodia tras colaborar con otro miembro de las Fuerzas Armadas, quien se encuentra prófugo en Estados Unidos.
Ellos buscaban enviar mensajes a unidades militares en Venezuela, particularmente en estados gobernados por la oposición, e «infiltrar» su palacio presidencial, denunció el mandatario.
Con una abrumadora campaña proselitista y con una amplia utilización de recursos del Estado, Chávez movilizó a sus partidarios. Vestidos de rojo y con la bandera de Venezuela como consigna, miles de simpatizantes chavistas se reunieron ayer en el cierre de campaña por el Sí a la enmienda a la actual Constitución, que propone la reelección indefinida para cargos públicos, entre ellos el de presidente.
«Se trata de extender los derechos del pueblo, de ampliar la alternabilidad política en Venezuela. La enmienda cambiará el horizonte político para todo este siglo. ¡Ganaremos por nocaut!», dijo el mandatario al término del acto, realizado en el centro de la ciudad de Caracas.
Los seguidores del mandatario venezolano se concentraron en varios puntos de la ciudad para luego marchar hasta la avenida Bolívar, cercana al Palacio de Miraflores.
En el lugar, los presentes disfrutaron de presentaciones de grupos de bailes, musicales, entre otras actividades culturales.
Esta concentración fue la primera de las diversas caravanas de cierre, a realizarse también en otras ciudades del país, antes de la jornada electoral, en la que participaran casi 17 millones de venezolanos. El domingo, 140.000 efectivos estarán encargados del control del acto electoral.
Por otro lado, el movimiento estudiantil opositor venezolano se reunió ayer en el este de la ciudad para juramentar a jóvenes que actuarán como «guardianes del voto» en los comicios del próximo domingo.
A los estudiantes, que pretendían también marchar, se les negó el permiso para conmemorar el Día de la Juventud y para realizar hoy en Caracas el acto de cierre del No a la enmienda.
Chávez, quien una vez lideró un fallido golpe de Estado, frecuentemente anuncia conspiraciones que, argumenta, buscan sacarlo del poder, pero casi sin presentar evidencias.
El mandatario, que ha gobernado el país petrolero durante una década, no dio información sobre el momento del complot, pero dijo que las autoridades habían confiscado explosivos y armamento militar.
Cuando se le insistió en la entrevista por detalles, Chávez dijo: «Déjanos investigar, tenemos todo bajo control».
Chávez, un incondicional aliado de Cuba, dijo en varias ocasiones que preparan un complot contra su Gobierno y generalmente dice que es dirigido por Estados Unidos y que cuenta con el apoyo de la oposición local.
Si Chávez pierde el domingo, deberá dejar el cargo en 2013.
Encuestadores afirman que las acusaciones, ciertas o no, pueden infundir entusiasmo a partidarios del militar retirado, incluso aunque muchos venezolanos sospechan que son denuncias para crear un efecto político.
Antes de las elecciones regionales del año pasado, algunos miembros de las Fuerzas Armadas fueron arrestados luego de que Chávez reveló una grabación con conversaciones sobre su asesinato.
Aun así, muchos votantes se mostraron escépticos, y partidarios de la oposición apuntaron que Chávez quería desviar la atención de problemas como el crimen y la recolección de basura, según resultados de encuestas.

Dejá tu comentario