Civiles manejarán gastos de nueva Policía porteña

Edición Impresa

DE ACUERDO A PROYECTO INTEGRAL DE SEGURIDAD QUE ANUNCIARÁ R. LARRETA - A partir de la unificación de parte de la Policía Federal, que fue transferida a la Ciudad, con la Metropolitana el Gobierno porteño redactó un megaproyecto para que se apruebe antes de fin de año.

El Gobierno porteño anticipará hoy los contenidos de la pretenciosa megaley de seguridad para la Ciudad de Buenos Aires, a partir de la unificación de la Policía Metropolitana con los efectivos que fueron traspasados de la Federal. El proyecto contiene centenares de artículos para fijar las pautas de funcionamiento de la nueva fuerza y cada rubro en particular sobre sus funciones, con una innovación en lo que, en la administración de Horacio Rodríguez Larreta llaman la "reforma más importante y única en la historia" en la materia.

El bisturí fino que requerirá la reestructuración, de ser aprobada por la Legislatura porteña, está en el funcionamiento contable, más que en las funciones que deberán desempeñar los agentes. Es que, los uniformados dejarán de manejar todo lo relativo a los Recursos Humanos, como liquidación de sueldos y también lo referente a las compras y contrataciones. Es decir, la propuesta quiere imponer que esos manejos de dinero estén dentro del propio Ministerio de Seguridad y Justicia de la Ciudad, que conduce el exfiscal general Martín Ocampo.

Esa es sólo alguna de las novedades del nuevo sistema que busca R.Larreta quien hoy, junto a Ocampo, anticipará detalles, para mañana presentar formalmente el proyecto de ley de seguridad integral en el Instituto de la Policía y será girado a la Legislatura porteña para que ingrese al conjunto de normas para sancionar antes de fin de ciclo.

La fuerza porteña cuenta con 25 mil agentes entre los casi 19 mil transferidos y poco más de 6 mil de la Metropolitana. No habrá cargos electivos, como mucha veces se propuso en el caso de los comisarios. En cambio se unificarán los tres escalafones, de oficiales y suboficiales de la Federal con el de oficiales de la Metropolitana.

La iniciativa, que cuenta con más de 500 artículos, abarca desde las funciones de los agentes de tránsito hasta el monitoreo en las calles con cámaras, la seguridad privada y, entre otros rubros, la participación ciudadana.

Otro problema que resolvió el Gobierno porteño es la escala salarial para equiparar a los policías locales con los federales transferidos y, además comenzó a resolver el reclamo por pases a las provincias y por el cambio o no de la obra social.

El proyecto es complejo y no será rápido el debate de una norma que, de todas maneras requiere de 31 votos, en un recinto donde el oficialismo porteño (PRO) cuenta con 28 bancas propias, por lo cual no le sería difícil aprobarlo antes de fin de año.

La idea del Gobierno porteño es que la norma comience a aplicarse a partir del 1 de enero de 2017 en toda su magnitud.

Básicamente será un policía de proximidad con áreas de investigación, que en número de efectivos su presencia representará lo que hasta ahora, ya que la Metropolitana se desempeñaba sólo en algunas comunas porteñas mientras que las 52 comisarías del distrito a cargo de la Federal son parte de lo transferido a la órbita de R. Larreta. Sin embargo, la mayor presencia de agentes en las calles será por la quita de funciones administrativas que pasarán al Ministerio de Seguridad, es decir a manos de civiles, a la inversa de lo que sucede en la Federal. Ese es el punto más conflictivo que tendrá para resolver Ocampo al instrumentar la reforma, que busca no solamente que ya no haya diferencias entre efectivos locales y transferidos, sino crear una ley orgánica de la nueva fuerza con todas sus áreas.

En enero pasado se concretó el traspaso de la Policía Federal que se desempeña en el área Metropolitana.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario