Clave: definen hoy las medidas que tomará el G-20

Edición Impresa

Londres - La línea que divide el éxito del fracaso de la cumbre del Grupo de los 20 que comenzará formalmente el jueves en esta ciudad quedó ayer más clara que nunca. Mientras Barack Obama les pedía a los presidentes del grupo unidad y efectividad en sus decisiones, se multiplicaban las voces pesimistas sobre los resultados que puede tener la cumbre para ayudar a calmar la crisis. No hizo falta demasiado para alimentar esa sensación: la negativa de Obama a General Motors y Chrysler de inyectarles más fondos, y el nuevo derrumbe de los mercados en el mundo bastaron para oscurecer el panorama.
En los cuarteles del G-20 se endurecieron todos los controles sobre los funcionarios para evitar nuevas filtraciones en el documento final que anunciará las decisiones de la cumbre de presidentes y que incluirá un incremento del gasto público para incentivar las economías y mayores aportes al FMI. Entre otras medidas, el G-20 decidió que ya no habrá más copias circulando por mail. El borrador del anuncio se entregará por escrito a la cabeza de la delegación de cada país una vez que termine de consensuarse. A dos días de comenzar la cumbre con todos los presidentes en esta ciudad y a horas de la llegada de Obama aún quedan puntos en discordia.
Ayer lo explicó Héctor Timerman, embajador argentino ante EE.UU. y representante ante el Grupo de los 20: «Estamos de acuerdo en que hay que estimular las economías, en reformar los organismos, terminar con los paraísos fiscales, reformar el sistema
financiero e impulsar la demanda global. Vamos a ver si estamos de acuerdo en la profundidad de cada una de las medidas
», dijo.
Timerman llegó ayer desde Chile, donde había participado junto a Cristina de Kirchner de la Cumbre de Países Progresistas. Inmediatamente comenzaron las reuniones en el Hotel Carlton Tower, donde se alojará la Presidente desde mañana, con la avanzada de funcionarios del Ministerio de Economía que ya están en esta ciudad y con Pablo Pereyra, representante argentino ante el FMI.
Que la filtración del documento haya partido de la revista Der Spiegel no es el único gesto de Alemania que irrita al gobierno de Gordon Brown y a varios de los países que integran el G-20. Angela Merkel está enfrentada hoy con casi todos ellos por su oposición a que se amplíen las medidas de asistencia. Alemania no quiere más planes de estímulo. De ahí la importancia que se le dio a la filtración de los borradores del documento final con la consiguiente interpretación de que en la cumbre podría anunciarse otro paquete de dos billones de dólares para asistir al mercado y empresas para intentar acelerar la salida de la crisis. Así Londres se debatió ayer en la discusión sobre si esos fondos son parte de lo ya anunciado o si existirá una nueva lluvia de dólares para frenar la recesión.
Las negociaciones formales en el Grupo de los 20 para terminar de acordar el paquete de medidas que se anunciará el jueves comenzarán hoy a las 17.30 con la reunión de los delegados presidenciales en la cumbre. Al mismo tiempo sesionarán otra mesa con los viceministros de Economía de todos los integrantes. Por la Argentina estarán allí Timerman y Martín Abeles (secretario de Política Económica), que también aterrizó con anticipación en Londres.
La agenda oficial de la cumbre comenzará mañana, aunque algunos presidentes, como el mexicano Felipe Calderón, se hayan anticipado con visitas oficiales desde ayer. Mañana, poco después del arribo de Cristina de Kirchner, habrá un cóctel de recepción ofrecido por la reina Isabel II y Felipe de Edimburgo en el Palacio de Buckingham.

Dejá tu comentario