Con el cierre de 69 medios culmina Venezuela su “annus horribilis”

Edición Impresa

El informe del principal sindicato del sector delineó un panorama dramático. La falta de papel es otra restricción a la libertad de prensa.

Caracas - Emisoras de radio y TV sacadas del aire y periódicos sin papel: 69 medios cerraron en Venezuela este año en un contexto de escalada de agresiones contra periodistas, denunció ayer el principal sindicato del sector.

El listado incluye 46 radios, tres cadenas de televisión y veinte periódicos, precisó el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) en su balance anual.

El SNTP registró, asimismo, 498 agresiones contra periodistas y 66 detenciones este año, por lo que atribuyó al Gobierno de Nicolás Maduro la "intención de silenciar, a cualquier precio, el descontento por la cada vez más crítica situación económica y social" del país, con hiperinflación y escasez aguda de alimentos y medicamentos.

La cifra de ataques aumentó el 26,5% con respecto a 2016, cuando se contabilizaron 360 actos de violencia, precisa el informe.

El documento señala que abril y mayo fueron los meses en los que más incidentes se registraron, 98 en el primero y 99 en el segundo. "Coincidieron con los días de más protesta social y, también, de mayor represión", agrega el texto, en referencia a la ola de manifestaciones que se saldó con la muerte de 125 opositores, oficialistas y efectivos de seguridad.

El SNTP señala que entre abril y julio, los meses de protestas antigubernamentales, "se sucedieron 273 casos, de los 498 antes mencionados, afectando en este mismo período a 464 trabajadores de la prensa".

Recalca también que en estos cuatro meses se registraron 42 detenciones de periodistas y "14 sedes de medios asediadas".

"Utilizando el brazo y las armas de la Guardia Nacional (policía militarizada) y las policías regionales y municipales, la burocracia oficial intentó invisibilizar el conflicto", agregó.

La Relatoría para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos hizo "un llamado urgente" este año a restablecer las transmisiones de las emisoras de radio y TV "retiradas del aire" y calificó las medidas como un "castigo" a quienes mantuvieron "una línea editorial crítica".

Maduro y altos funcionarios del Gobierno se declaran víctimas de "una campaña de desprestigio" en medios locales y extranjeros e, incluso, de "propaganda de guerra".

El cierre de medios audiovisuales ha sido fundamentado en el vencimiento de sus concesiones para el uso del espacio radioeléctrico, pero la prensa denuncia que las prórrogas y caducidades se disponen discrecionalmente.

Los periódicos, en tanto, sufren una aguda escasez de papel, cuya importación y distribución están monopolizadas por una corporación gubernamental.

"Se mantienen las restricciones de la prensa escrita, fundamentalmente en el acceso al papel periódico, cuya importación y distribución en el mercado local siguió durante todo el año monopolizada por el Gobierno. Unos veinte rotativos tuvieron que cerrar mientras que todos redujeron su paginación y tiraje para garantizar la circulación", apunta el documento.

Varios medios internacionales también se vieron afectados por la ofensiva. La cadena CNN en Español y las emisoras de TV colombianas Caracol TV y RCN fueron sacadas de la grilla de programación de las cableoperadoras por orden del Gobierno.

Agencias AFP, EFE y ANSA

Dejá tu comentario