Confirmó YPF que espera una rebaja en el impuesto antes de aumentar los combustibles

Edición Impresa

• BUSCA COMPENSAR PARCIALMENTE EL ALZA DEL PETRÓLEO Y DEL DÓLAR
Si esta propuesta no prospera, insistirá con otras porque cree que está en riesgo la liberación del mercado.

YPF confirmó ayer que espera una rebaja en el impuesto a los combustibles, tal como anticipó este diario en la edición de ayer. "Le hicimos una propuesta al Gobierno con la intención de beneficiar a nuestros clientes para que cada vez que haya una vicisitud como la de ahora (aumento del tipo de cambio y aumento del crudo) no sea absorbida por el usuario", indicaron fuentes de la petrolera. Y destacaron que "la intención es que se puedan hacer modificaciones del impuesto (ITC), que son parte de la estructura de costo de los combustibles".

"Estamos a la espera de la respuesta", afirmaron las mismas fuentes, pero no precisaron si seguirán demorando el aumento de alrededor del 5% que ya aplicaron las otras refinadoras hasta que haya una definición por parte del Ministerio de Hacienda.

De hecho, el ascenso que tuvo ayer el tipo de cambio alcanzando un nuevo récord de $19,66, y la firmeza de la cotización del petróleo Brent entre u$s69 y u$s70, suman cada día más presión para que YPF actualice los precios.

Según trascendió, la petrolera de mayoría estatal pidió a Hacienda una rebaja inmediata del 10% en el Impuesto a la Transferencia de combustibles (ITC). Es decir, antes de que se pase al nuevo esquema previsto por la reforma impositiva que se pondrá en vigencia desde el 1 de marzo.

Sobre el precio de $22,66 por litro de nafta súper en estaciones YPF de Capital Federal, un incremento del 5% llevaría el valor al público a $23,80, pero se reduciría a $23,20 si el Gobierno disminuye el ITC, con lo cual la suba efectiva sería del 2,4%. Y algo similar ocurriría en las redes de las otras refinadoras.

El Poder Ejecutivo está habilitado por la ley que creó el ITC a aumentar la alícuota hasta un 25% y a disminuirla hasta un 10% sin pasar por el Congreso, pero el Gobierno tiene crecientes dificultades de financiamiento, por lo cual terminó creando un nuevo gravamen sobre los combustibles con la reforma impositiva.

Por la nueva ley que se aplicará desde marzo, el ITC sobre las naftas será de $6,726 y el gravamen a la emisión de dióxido de carbono $0,412. Para el gasoil, $4,148 y $0,473 respectivamente. La rebaja del 10% que reclama YPF se aplicaría sobre $6,726 en naftas, o sea $0,6726, y sobre $4,148 en gasoil, $0,4148 menos.

Las fuentes de YPF indican que los consumidores no pueden tener un aumento por mes, debido al valor del petróleo, el tipo de cambio y los impuestos, y en este último punto se considera que los gravámenes se ajustarán trimestralmente a partir de marzo según el índice de precios al consumidor.

La preocupación de YPF que ya desde octubre viene planteando el titular de la empresa, Miguel Gutiérrez, se refiere a que el mal humor que los sucesivos aumentos pueden generar en el público podría provocar una marcha atrás de la política adoptada por el Gobierno, y esto suscitar un fuerte desaliento en los inversores.

Por la recuperación del precio del petróleo, y por la desregulación del mercado, la acción de YPF en Nueva York cerró ayer a u$s25,56, todavía lejos de su máximo histórico, pero un 21,6% más alto que al cierre de 19 de diciembre.

En Buenos Aires, la acción cerró a $499,90, un 35,5% más que el 15 de diciembre pasado. Pero esta remontada corre riesgo de perderse si el Gobierno no puede sostener la desregulación del mercado.

Dejá tu comentario