Conflicto gremial amenaza suministro de gas y de naftas

Edición Impresa

• Es en Santa Cruz norte, la misma zona que estuvo paralizada en diciembre

Desde el sábado un conflicto petrolero en el norte de Santa Cruz amenaza el abastecimiento de petróleo y de gas. En este caso se trata de una medida de fuerza de jerárquicos de YPF por un encuadramiento sindical, y de los delegados de base del Sindicato de Petroleros Privados de la provincia, que no aceptaron el acuerdo firmado entre la Federación del rubro y las cámaras empresariales para los salarios de este año.
En diciembre pasado, una huelga de más de tres semanas, que fue motorizada sólo por los jerárquicos de YPF por el mismo motivo que ahora, produjo inconvenientes en los stocks de las refinerías y terminó impactando en la cantidad de combustible disponible para las fiestas de fin de año.
En este momento, como todavía la huelga y los piquetes que impiden el transporte para la actividad petrolera no llegó a una semana, todavía no puede notarse un problema en los inventarios de las refinerías. Sin embargo, hubo una merma en la producción de gas en la zona que llegó el sábado a un nivel de 27,7 millones de metros cúbicos inyectados en el gasoducto San Martín, frente a una capacidad instalada de 35,44 millones.
El ingreso de gas fue mejorando en los días siguientes, aunque el conflicto no se solucionó. El lunes 4 ingresaron 29,81 millones, el 5 31,65 millones y ayer 31,91 millones, según los datos de Enargas.
Según medios de Santa Cruz, la reducción en la producción de gas ronda unos 4 millones de metros cúbicos diarios y unos 11.000 metros cúbicos de petróleo, lo que representa un 12% del total de crudo extraído a diario en el país. En el caso del gas, el faltante de 4 millones se une a que desde el 24 de marzo y hasta la semana próxima, dejó de operar el buque regasificador de gas natural licuado (GNL) que opera en Bahía Blanca.
El barco se retiró del país para mantenimiento y para la semana próxima se prevé
la llegada del que va a reemplazarlo. Aun con temperaturas de verano, este año en el primer trimestre todos los días se usó el GNL regasificado para responder a la demanda, y aun así, a fines de enero, Cammesa, la empresa que opera el despacho eléctrico, debió importar combustibles líquidos para que las generadoras térmicas pudieran operar a full y cuidar las reservas de agua en las hidroeléctricas del Comahue para el invierno.
Sobre un total inyectado a gasoductos de alrededor de 118 millones de metros cúbicos diarios en los tres primeros meses del año, faltan actualmente 8 millones del buque regasificador y unos 4 millones de Santa Cruz, lo que significa una reducción de aproximadamente un 10% de la demanda actual. Ésta, debido a las temperaturas estivales, todavía está lejos de la invernal, que se estima en más de 150 millones de metros cúbicos diarios debido al alza estacional del consumo en hogares y al crecimiento de la actividad industrial.
A través de un comunicado, el Ministerio de Planificación admitió ayer que durante el fin de semana hubo algunos cortes preventivos de gas a grandes empresas (también los hubo a las centrales eléctricas), y lo atribuyó a la medida de fuerza en Santa Cruz. Según la cartera de Julio De Vido, «la situación fue normalizada en menos de 24 horas».
La Federación de Petroleros Privados acordó el viernes con las cámaras empresariales el pago de una suma no remunerativa de $ 25.000 en 5 cuotas, que prorrateados en los meses que faltan del año, significan unos $ 2.300 mensuales. Esta suma significaría alrededor del 22% de aumento sobre los sueldos sin extras (viandas, viáticos, antigüedad) ). En tanto, los delegados que se resisten a la firma del acta piden la realización de paritarias para rever todos los conceptos del salario.

Dejá tu comentario