Convocatoria a todo o nada contra default

Edición Impresa

Nueva York - Hoy los abogados de la Argentina, NML Elliott y Aurelius, Bank of New York Mellon y los fondos de inversión que ingresaron a los canjes de 2005 y 2010 presentarán sus "oral arguments" ante los tres camaristas de la Corte de Apelaciones Federal del Segundo Circuito de Nueva York.

Es el hito final de un procedimiento judicial que se inició con una demanda de los fondos especulativos NML y Aurelius pidiendo el embargo de los pagos a los inversores con bonos canjeados. La demanda se presentó a mediados de 2010, y el juez Thomas Griesa emitió fallos favorables a los demandantes en diciembre de 2011 y febrero de 2012. La Argentina apeló inmediatamente.

Ya en ese entonces el Departamento del Tesoro se presentó como "amigo" de la Argentina con argumentos contrarios a los fallos de Griesa. Pero la Corte de Apelaciones rechazó los pedidos de la Argentina y Estados Unidos y emitió un fallo por unanimidad el 26 de octubre de 2012. Allí la cámara aseguró, primero, que la Argentina violó doblemente la cláusula pari passu (por la ley cerrojo) y por elegir qué bonos pagar.

En segundo término afirmó que en ausencia de las denominadas cláusulas de acción colectiva (CAC), los canjes son voluntarios y no forzosos. Esto es, no pueden ser impuestos a aquellos inversores que no ingresaron a los mismos y por lo tanto "no hay injusticia en que los inversores que eventualmente quedaron afuera de los mismos puedan terminar cobrando más que los que sí entraron.

En tercer lugar, la cámara aseguró que no se afectaría a futuras reestructuraciones, ya que los nuevos bonos emitidos en Nueva York tienen precisamente las CAC, y entonces con una adhesión del 75% se podrían reestructurar. Por ejemplo, el primer canje argentino tuvo el 76% y con dichas cláusulas se hubieran terminado los litigios de holdouts.

Finalmente, la segunda instancia había determinado que los holdouts deben cobrar el 100% de sus acreencias. Fue un fallo contundente y que no trascendió tanto porque fue una sorpresa para todos. La cámara devolvió luego el expediente a Griesa para que defina dos aspectos: cómo debía pagarse el 100% (dio dos ejemplos: en un solo pago o escalonadamente junto con los pagos bajo los bonos canjeados), y cómo se ejecutaría esa orden con respecto a las instituciones financieras encargadas de efectuar los pagos.

Era el turno de Griesa, quien en febrero de 2012 ya había dicho que el pago debía hacerse de una sola vez, ya que toda la deuda en default reclamada por NML, Aurelius y otros demandantes (personas físicas) se encontraba acelerada, vencida y exigible. La misma línea mantuvo en el impactante fallo del 21 de noviembre, donde ordenó liquidar u$s 1.330 millones antes del pago del cupón PBI del 15 de diciembre. Y con respecto a las medidas cautelares, estableció que las mismas alcanzaban a todos los que intervinieran en la cadena de pagos de los bonos performing, comenzando por el Bank of New York y extendiéndose hasta los bancos custodias pagadores finales. Además ordenó a la Argentina y sus representantes abstenerse de tomar medidas que impliquen un desacato a la Justicia de Estados Unidos.

La Argentina apeló y la Corte de Apelaciones actuante "reinstaló el no innovar con fecha 28 de noviembre, fijando además un cronograma de nuevas presentaciones y la fecha de la audiencia para el día de hoy.

La Argentina además presentó una apelación completa ante el plenario de la cámara (13 jueces) para discutir todos los temas en caso de perder en el proceso principal.

Las estadísticas de esta apelación son bajas a la aceptación (sólo 7 casos sobre 28.000 en los últimos 10 años); pero muchos consideran que se puede dar en esta oportunidad por la gravedad institucional.

Y se espera que la parte que pierda el proceso principal apele ante la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos.

Dejá tu comentario