Córdoba aprobó aumento del boleto del 28% ($ 3,20)

Edición Impresa

Desde la semana próxima, la capital de Córdoba se sumará a las ciudades del interior que ya definieron aumentos para el boleto de transporte urbano y se anticiparon a la quita de subsidios que implementará el Gobierno nacional. Una sola -pero cardinal- certeza motiva las subas: si bien no está claro cuánto costará y a quién alcanzará la medida de la administración central, finalmente terminará por repercutir en todo el país.

Ayer, el Concejo Deliberante cordobés aprobó la iniciativa del intendente radical Ramón Mestre, que incluye un aumento del 28 por ciento en el precio del boleto de colectivos: pasará a costar de $ 2,50 a $ 3,20 pesos. De inmediato, la confirmación generó el enojo de los usuarios, devenido en protestas callejeras e incidentes. A tono con estos tiempos, junto a esta suba, la Municipalidad dejará de aportar los subsidios que hasta ahora recibieron las dos empresas privadas que prestan el servicio, Coniferal y Ciudad de Córdoba.

En paralelo, la santafesina Rosario y la bonaerense Bahía Blanca también resolverían en las próximas horas incrementos en las tarifas de los colectivos. La primera cuenta como ejemplo cercano a la capital de la provincia, Santa Fe, que fue una de las pioneras que definió aumentos -ahora el boleto cuesta $ 2,75- en noviembre pasado junto con Posadas, en Misiones, donde el boleto pasó de $ 1,75 a $ 2, y la capital de La Rioja, donde la tarifa se fijó en $ 2,50.

Más allá de cada caso -y basta dar cuenta de algunos para advertir que el reparto del dinero nacional no es parejo para todos los distritos y que la Capital Federal ha sido largamente beneficiada-, la expectativa que impone el nuevo cuadro tarifario en la ciudad porteña y en el conurbano bonaerense y la confusión desatada por las disposiciones de la Secretaría de Transporte de la Nación desde fines de enero alrededor de los renovados atributos que tendrá la tarjeta SUBE (Sistema Único de Boleto Electrónico) le alcanzan al resto de los gobiernos municipales para calcar la medida de las metrópolis precursoras.

Sobre la marcha, la cartera de Transporte, que reporta al Ministerio de Planificación, prepara una resolución para formalizar una invitación -que luego pasaría a ser una obligación- para los municipios del interior del país a adherir al SUBE, y, si bien no hay plazos precisos, se pedirán definiciones para antes del segundo semestre del año.

En tanto, otras ciudades aguardan las definiciones de las paritarias, que traerían consigo incrementos salariales para quienes trabajan en medios de transporte. Es que, según el caso, la incidencia en la composición de la tarifa varía notablemente. En algunos distritos apenas influyen las decisiones de la Casa Rosada, pero para los que sí están más atados, las proyecciones son cuasi apocalípticas.

El gobernador de Mendoza, Francisco «Paco» Pérez, se puso al frente de la discusión y aclaró ante el temor de los mendocinos que la determinación sobre el boleto urbano no llegará hasta mayo, que es cuando las empresas a cargo (Sipemom y AUTAM) se sientan en la mesa paritaria con los choferes. «El 75% del costo del transporte público hoy en Mendoza es generado por su recurso humano, así que hasta que no se discuta la paritaria salarial no va a haber modificación tarifaria», advirtió el mandatario cuyano.

En Chubut se plantea un escenario similar. Los empresarios referentes del sector en Rawson y Trelew, dos de las ciudades más importantes, reclaman que el boleto es el mismo desde 2008. «Hay un atraso tarifario importante», sostienen, mientras aguardan la convocatoria de la Secretaría de Transporte de la provincia para tratar el aumento al subsidio provincial. Como anticipo, el Concejo Deliberante de Trelew ya aprobó días atrás un aumento del 20% en la tarifa, lo que eleva el boleto a $ 1,50.

Con los nuevos montos, gana popularidad la tarjeta SUBE. La chaqueña Resistencia quiere ser la pionera y ya solicitó audiencia con el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, para pulir los detalles de su implementación.

En Misiones, el Sistema Integrado de Transporte que opera en Posadas, Garupá y Candelaria busca un lugar en el podio de las ciudades con SUBE después de Buenos Aires, y desde Eldorado, Iguazú y Oberá aseguraron que también trabajarán para implementar la codiciada tarjeta.

Dejá tu comentario