Cristina respaldó a Galuccio y defendió decreto para petróleo

Edición Impresa

Cristina de Kirchner respaldó ayer la gestión de Miguel Galuccio al frente de YPF, defendió el Decreto 1277 que establece nuevos mecanismos de regulación de la actividad petrolera, y firmó con las provincias un acta que inicia el proceso para traspasarles el 25% de las acciones de la petrolera ahora estatal. Ocurrió en la refinería de Ensenada de YPF donde se inauguró una planta que permite producir gasoil con menos cantidad de azufre y sustituir importaciones de ese combustible en su versión de más calidad por 60.000 metros cúbicos anuales.

La Presidente admitió que la inversión en la planta fue iniciada durante la gestión de YPF privada, pero dijo que el Estado nacional puso $ 420 millones de un total de $ 1.429 millones, a través de beneficios impositivos del programa refinación plus.

Realizó una fuerte defensa del Decreto 1277 mencionando que la norma generó «ruido mediático de que íbamos a ahuyentar inversores y que Galuccio se iba de YPF», y que Kicillof «era como el líder de un soviet petrolero». Aseguró que la regulación de precios implica «precios igualitarios a igual calidad de producto» porque en caso contrario YPF iba a tener que producir los combustibles de menor calidad y menor valor, y las demás empresas se iban a quedar «con la crema del negocio».

Operaciones

«Nunca voy a hacer nada en contra del pueblo argentino, y no me refiero sólo a los trabajadores o a los más vulnerables, sino también a los empresarios y a las empresas», agregó siempre en relación con las regulaciones para la actividad.

La Presidente atribuyó a «operaciones políticas y mediáticas» las versiones sobre la renuncia de Galuccio. «Tienden a limar la imagen de alguien», dijo y se refirió en particular a una nota de Marcelo Bonelli en Clarín, advirtiendo que un socio y una hermana del periodista habían recibido ingresos de YPF desde 2008 y que «alguien que fue empleado de Repsol debería tener la dignidad de escribir que está enojado porque no le renovaron el contrato».

Cristina dijo que «en la Argentina se necesita una ley de ética pública» para que el cuarto poder declare «de qué empresas reciben dinero o si tienen alguna intención política». Afirmó que los propios periodistas deberían presentar el proyecto al Congreso.

Acta

La Presidente también aseguró que el decreto 1.277 no perjudicará a las provincias: «No avasalla los derechos de las provincias sobre sus recursos, ni va en contra de la ley de hidrocarburos ni de la ley corta». Para disipar las dudas que surgieron en las provincias, Cristina firmó con los gobernadores un acta donde ratifica «el carácter inalienable e imprescriptible de las regalías», y da comienzo al traspaso del 25% de las acciones de YPF a las provincias productoras.

Otros conceptos de la presidente fueron:

«Yo no doy señales al mercado, soy presidenta, no soy señalera. Una presidenta debe dar señales de racionalidad a toda la sociedad».

«Queremos que haya estructuras de precios razonables y sustentables en el tiempo». «Hay que buscar cierto equilibrio para no tener que cortarle el gas a la industria». En este sentido, destacó que «tenemos que cortar a industrias para abastecer al 15% del parque automotor, entre 1 millón y medio y 2 millones de autos».

Las inversiones de YPF, incluyendo 18 módulos de paneles solares para suministro de combustible en lugares aislados del país «son una manifestación de lo que queremos de la empresa para la inclusión social de todos los argentinos».

Por su parte, Galuccio afirmó que «con la puesta en marcha de la planta, concretamos un avance importante en materia tecnológica y medioambiental, y estamos dando un paso muy grande en adecuarnos a las normativas de los mercados mundiales más exigentes». La megaunidad productiva permitirá elaborar 1.750 millones de litros anuales de gasoil con bajo contenido de azufre, y en el corto plazo, permitirá producir el gasoil de mayor calidad que actualmente es importado por YPF.

Galuccio dijo que dentro del plan para los próximos años que se difundirá en estos días, están previstas inversiones por u$s 6.000 millones para el sector de refinación de combustibles. También indicó que «luego de años de inactividad, YPF volvió a perforar pozos de gas».

Dejá tu comentario