22 de diciembre 2015 - 00:00

Crudo: un año a pérdida

Crudo: un año a pérdida
 Una jornada tipica de comienzo de semana corta y festiva, la cercanía de las fiestas son el objetivo principal, aunque no se dejó muy de lado el seguimiento de la rueda. En líneas generales las celebraciones de fin de año traen aparejado ciertos resultados positivos y en esta jornada se produjeron.

Tras un comienzo con tendencia alcista, Wall Street finalizó con números en positivo. El índice Dow Jones de Industriales cerró en 17.251,62 puntos ganando el 0,72%, el S&P500 se situó en los 2.021,15 puntos subiendo el 0,78% y el Nasdaq Composite apreciándose el 0,93% llegó a los 4.968,92 puntos.

La mala noticia que el crudo perdía nuevamente valor (el barril de Brent cerró a 34,12 dólares) impulsó a las bolsas europeas a cerrar con números negativos: Madrid cayó el 3,6%, Londres el 0,3%, Fráncfort el 1% y París el 1,3%.

Llegando a los ultimos tramos de 2015, es notorio que algunas de las "predicciones bursátiles" más populares no dieron los resultados esperados. Se suponía que las cotizaciones del petróleo derraparían, pero no tanto. Los bajos precios de la energía iban a beneficiar a los consumidores, particularmente en Estados Unidos, y a las empresas que les venden bienes, pero la gente no consumió como se esperaba. La Reserva Federal de EE.UU. elevaría las tasas de interés y eso por lógica consecuencia impulsaría las acciones de los bancos, pero la entidad se demoró hasta casi finalizando el año y el sector financiero se debilitó. Los gestores de fondos se vieron frustrados por operaciones largamente anticipadas, pero que no rindieron resultados. Buena parte de las ganancias estuvo concentrada en un pequeño número de acciones.

La volatilidad en los mercados siguió maltratando los pronósticos. Una nueva caída de los precios del petróleo golpeó a las acciones energéticas, mientras que el Promedio Industrial Dow Jones registró su mayor declive en puntos durante dos jornadas consecutivas desde agosto. Cada año trae consigo una lista de predicciones desacertadas. Sin embargo, muchos inversores concuerdan en que este año fue especialmente difícil. Esperemos que el próximo sea menos complicado.

Dejá tu comentario