¿Cuál es el riesgo de cobro de los eurobonos?

Edición Impresa

Ayer el Tribunal Comercial de Bruselas, Bélgica, dio a conocer la transcripción de la sentencia emitida el día 28 de junio con respecto a los títulos públicos argentinos denominados en euros y que se rigen por ley inglesa y se negocian y pagan a través de Euroclear (agencia depositaria y de negociación europea), con sede en dicha ciudad. El aspecto central que está en juego es la posibilidad de que la Argentina pueda o no continuar pagando dichos bonos en virtud del proceso judicial que tiene lugar ante los tribunales de Estados Unidos, ya que actualmente éstos están alcanzados por la medida cautelar dictada por el juez Thomas Griesa, la cual, de todas maneras, se encuentra apelada y sin efectos actuales de cumplimiento. Griesa incluyó los eurobonos bajo su medida cautelar a pesar de que la cadena de pagos de éstos "no toca" la plaza financiera de Nueva York, sino que se realiza desde el Banco Central de la República Argentina a una cuenta de Bank of New York en dicha entidad y desde ahí los fondos se transfieren a una cuenta de Bank of New York Bruselas en el Deutsche Bank en Fráncfort, desde la cual se transfieren a Euroclear para su pago a los custodios y tenedores finales.

Basados en esta ausencia de "conexión procesal" con Nueva York, distintos tenedores de bonos argentinos en euros (entre ellos Knighthead, Redwood, Perry Capital, VR Global Partners, Monarch Master Funding) con una tenencia nominal aproximada de EUR 1.060 millones se presentaron ante el tribunal belga pidiendo una medida preventiva bajo la cual se ordene a Bank of New York Bruselas cumplir con (i) sus obligaciones conforme el contrato de fideicomiso firmado en junio de 2005 y que vincula a la Argentina, Bank of New York y los tenedores (ii), y las leyes de Bélgica. En particular, argumentaron que la medida cautelar de Griesa contra instituciones extranjeras impone obligaciones irreconciliables con los deberes de dichas instituciones bajo las leyes de sus propios países. "Por ello requerimos a la Cámara -que tiene el caso argentino en Nueva York- que disponga la inaplicabilidad de la medida cautelar a instituciones extranjeras, o como mínimo, no emita el fallo sobre la medida cautelar hasta que el tribunal belga se expida", dijeron en su presentación los fondos tenedores de eurobonos.

Es decir, la petición persiguió dos fines: (i) que la Cámara de Nueva York en su próximo fallo excluya u ordene a Griesa excluir los pagos de la Argentina a favor de los tenedores de bonos en euros (Citibank Argentina presentó hace unas semanas un pedido similar con respecto a los bonos bajo ley argentina), y (ii) que los tribunales belgas rechacen un eventual fallo que incluya dichos pagos.

Pero el tribunal de Bruselas rechazó el pedido efectuado, aunque se basó en aspectos procedimentales, sin decidir sobre el fondo de la cuestión y fijando una nueva audiencia para septiembre. Consideró que el pedido era "improcedente" por ser prematuro y basarse en informaciones no confirmadas y en asunciones y especulaciones legales que bien podrían no darse en la práctica. Según dijo el tribunal, el otorgamiento de estas medidas requiere un daño cierto o potencialmente cierto, lo que no está presente en el actual escenario según definieron los jueces belgas. "El daño alegado por los demandantes (tenedores de eurobonos) consiste en el hecho de que la ausencia de pago por el fiduciario y sus agentes ocasionará penalidades contractuales en caso de default de pago en virtud de que los demandantes estarían en una posición difícil vis a vis sus propios inversores en representación de quienes administraron grandes activos porque dichos inversores demandarán las transferencias de las sumas debidas".

Luego la corte belga amplía: "El corazón del pedido busca que Euroclear transfiera inmediatamente a los tenedores los pagos que reciba bajo los nuevos bonos y está basado en la asunción que la Argentina no tendría consideración de la sentencia de Estados Unidos (que ordena no pagar a los bonos reestructurados sin abonar paralelamente los bonos del fondo NML) y en el hecho de que la Argentina se habría comprometido incondicionalmente a pagar a los tenedores de los bonos reestructurados". Pero dice que estas afirmaciones son meras especulaciones.

Y a continuación incluye un párrafo relevante a los fines del resultado definitivo de este juicio en Bélgica y que deberá ser seguido con detenimiento ya que, en virtud de él, podría estar en juego no sólo el eventual pago o no de los bonos en euros, sino también potenciales intentos de canjes preventivos que intenten realizarse utilizando jurisdicciones europeas, lo que sería lógico para evitar un eventual default en caso de fallos estadounidenses negativos. Estos intentos de canjes de los bonos reestructurados podrían entonces verse amenazados no sólo por los tribunales de Nueva York (que podrían ordenar un bloqueo de los títulos depositados en dicha plaza), sino también los europeos. El párrafo indicado dice lo siguiente: "La asunción de los demandantes es que la Argentina realmente pagará estos títulos en la fecha de vencimiento a pesar y en violación de la sentencia de los tribunales estadounidenses que ordenan al país a no realizar dichos pagos sin pagarle a NML en paralelo. Esa asunción es puramente especulativa... Más aún, asumiendo que la Argentina realizara el pago en la cuenta bancaria de Bank of New York en el Banco Central, BNY Luxemburgo, como agente de pago, debería transferir los fondos a BNY Bruselas en su cuenta en Deutsche Bank en Fráncfort, y éste debería transferir estos fondos a Euroclear. Pero todas estas instituciones se encuentran obligadas por la sentencia estadounidense que les ordena no ayudar o concurrir con la violación de la prohibición sobre la Argentina de pagar los bonos reestructurados sin pagarle a NML en paralelo".

Pero luego el tribunal deja una puerta abierta al decir: "los demandantes solo tendrían un interés en demandar a Euroclear si los fondos son efectivamente transferidos, y Euroclear se rehusara a acreditar las cuentas de los custodios participantes en dicha agencia" aunque luego la cierra un poco cuando establece que "además del hecho que no hay una relación contractual entre Euroclear y los demandantes, Euroclear no tiene los fondos y existen decisiones judiciales que ordenan a Argentina no transferir dichos fondos."

Finalmente, el tribunal indicó que existen 30 días luego de la fecha de pago de los bonos para que los fondos demanden a Euroclear asumiendo que Argentina pague mediante el BNY Luxemburgo y Bruselas y Euroclear decida no transferir dichas sumas. El caso obviamente sigue abierto y habrá que estar atentos a la próxima audiencia de Septiembre. Los efectos son importantes no solo sobre la posibilidad de pagar los bonos en euros en caso de un fallo negativo en la justicia de Estados Unidos sino también desde el punto de vista de la estructuración de canjes de los bonos reestructurados que intenten realizarse ante dicho eventual resultado utilizándose plazas financieras de Europa.

Dejá tu comentario