27 de diciembre 2016 - 00:00

Cupones bursátiles

 La Bourse -2a parte - En 1710 cuando la compuso, Telemann vivía en Fráncfort y desde su ventana podía observar el edificio del Mercado de Valores de la ciudad.Pero no fue sólo la cercanía con el recinto bursátil su musa, pues "La Bourse" se inspira en dos estafas bursátiles hilvanadas a través de la teoría "del último tonto" que lleva implícito "que siempre habrá alguien dispuesto a pagar un precio superior por un bien cuyo valor es claramente ficticio". En concreto, la historia mercantil que inspiró "La Bourse", fue la de la compañía comercial de los Mares del Sur que con sede en Inglaterra, fue la principal culpable de lo que posteriormente hemos conocido como la burbuja de los Mares del Sur.

Frente a una deuda impagable, el gobierno británico apeló a la sociedad para financiar su rescate. A cambio, se les concedía a los inversores privados los derechos comerciales de los puertos de Chile y Perú y un apócrifo acceso al comercio de enormes cantidades de oro. Pero había un problema: el gobierno español, que ejercitaba el control de los puertos, sólo permitía la salida anual de un barco cargado de oro. Sin embargo, "este pequeño detalle técnico se omitió". Puesto en descubierto vaya a saber por quien, el recorrido imparable de las acciones de la compañía (que habían alcanzado precios astronómicos) entró en una espiral de pánico y ventas masivas y la burbuja explotó llevándose por delante arraigadas fortunas. Entre las más famosas, la del físico Isaac Newton.

Por la misma época en Francia, frente a un problema financiero afín, el gobierno se dirigió hacia el hombre al que se le ocurrió la idea de la compañía Mar del Sur, el escocés John Law que ideó un plan similar con la Compañía de Comercio de las Indias Orientales. Las consecuencias de ambas estafas arruinaron las economías de Inglaterra y Francia.

Y volviendo al caso Madoff, éste no inspiró ninguna partitura musical pero aún siguen, cada cierto tiempo, apareciendo noticias relacionadas con capitales que fueron ocultados por el estafador, que son finalmente descubiertos y utilizados para resarcir a los defraudados.

En conclusión las estafas piramidales y el enriquecimiento rápido son productos de la combinación entre la codicia, la credulidad, la capacidad de persuasión de bribones sin escrúpulos y la avidez de riqueza de las personas.

¿Ironías de la historia? cuando en diciembre de 2008 el FBI arrestó a Bernard Madoff el registro e inventario de sus bienes del apartamento de la calle 73 en Manhattan incluia un ejemplar de una grabación de "La Bourse" de Telemann del año 1989. Madoff un hombre apasionado por "La Bolsa".

Dejá tu comentario