De coupé a cabriolet con sólo un botón

Edición Impresa

A partir del techo metálico que se esconde en el baúl, los cabriolets han cambiado su practicidad de uso. Peugeot tiene a su modelo Eclipse de la década del 30 como uno de los primeros autos con un sistema semejante, pero la industrialización y masificación en serie de un auto con un sistema así se ha dado recién en 1996 con el Mercedes-Benz SLK.
Sin embargo, Peugeot se movió muy rápido entre las marcas generalistas y con el 307 CC y el 206 CC, hoy reemplazados por el 308 CC y 207 CC respectivamente, es la marca de mayor producción y ventas en el mundo de los cupés convertibles.
El 207 CC llega a la Argentina para reemplazar al 206 CC. Las virtudes más importantes son el andar que otorga, unido a un equilibrio de suspensiones que logra un gran compromiso entre confort de marcha y deportividad.
El sistema de frenos también recibe elogios por un pedal que permite dosificar muy bien la frenada, de acción enérgica y respuesta contundente, avalada por las distancias de frenado obtenidas en nuestras pruebas.
Otro aspecto interesante es que ha mejorado la calidad del sistema del techo, antes fabricado por el especialista Heuliez y hoy realizado directamente por Peugeot. Es evidente que en los siete años de distancia entre un modelo y otro se han encontrado nuevas técnicas para hacer un mecanismo aún más eficiente con menor ruido y torsión.
El espacio interior es muy cómodo para el conductor y acompañante. Atrás, los asientos posteriores no están preparados para albergar a dos adultos con comodidad; si bien es lógico de acuerdo con su tamaño, está claro que son más indicados para niños.
Desarrollado con BMW
En nuestro país se comercializa con dos opciones de motores. El cuatro cilindros 1.6 litro con 120 CV (probado por Ámbito Financiero), y el más potente con 150 CV, los dos con inyección directa; y parte de una familia de motores desarrollada junto con BMW.
Las prestaciones que logra son racionales. Con 120 CV de potencia se acerca a una velocidad máxima de 200 kilómetros por hora y acelera de 0 a 100 en menos de 11 segundos. Los consumos son muy buenos. Es difícil gastar más de 10 litros cada 100 kilómetros.
En Francia se agrega una versión turbodiésel de 1.6 litro con 110 CV de potencia.
La relación precio producto es interesante ya que en Europa la versión que probamos tiene un precio promedio de 20.000 euros, al cambio 92.000 pesos. En nuestro país cuesta 104.000 pesos, pero no hay que olvidar que tiene un arancel de importación extrazona del 35%.
Entre los pocos aspectos para mejorar se encuentran la garantía, que debería ser de tres años o 100.000 kilómetros, en vez de dos años sin límite de kilometraje.
La caja manual de cinco velocidades ya debería ser reemplazada por una de seis marchas, y la rueda de auxilio temporal no es la mejor solución para nuestros caminos. También, la insonorización es un aspecto para mejorar.
En seguridad se destacan los cuatro airbags y los arcos de seguridad retráctiles, pero debería contar con el control de estabilidad.
En suma, con un diseño subyugante, un motor racional, y un confort de marcha digno de elogio, el Peugeot 207 CC es una de las pocas alternativas que existen en el mercado de los cupés convertibles compactos en la Argentina.

Dejá tu comentario