Debate por el aborto desafía presente de liga de gobernadoras

Edición Impresa

Es la primera vez que un tema de agenda nacional las pondrá frente a una fuerte definición que atraviesa de lleno su condición femenina.

El peso específico del género femenino tomará en los próximos días un protagonismo mayor, en medio del avance del debate por la legalización del aborto. Por caso, hasta el momento sólo la fueguina Rosana Bertone anticipó que apoyará la posición de la Conferencia Episcopal Argentina-obviamente, en contra-, pero dará libertad de acción a sus legisladores en el Congreso. El resto, Lucía Corpacci (PJ, Catamarca), Alicia Kirchner (FpV, Cambiemos Santa Cruz) y María Eugenia Vidal (Cambiemos, Buenos Aires), esquivó por ahora el tema. Vidal, sin embargo, a finales de 2016 dio marcha atrás con el protocolo de aborto no punible en territorio bonaerense que había firmado su exministra de Salud, Zulma Ortiz.

Los triunfos electorales de 2015 sumaron protagonismo político a las mujeres, en especial a la bonaerense María Eugenia Vidal, que se convirtió en una de las figuras con mayor relevancia en el plano nacional, y delinearon de forma inédita el mayor mapa de administraciones a cargo de mujeres de la historia.

Hay un dato fuera de discusión: las grandes ganadoras de las últimas elecciones provinciales han sido las mujeres, pero curiosamente ninguna de ellas constituyó una mesa chica femenina, sino por el contrario, se rodearon de hombres para ejercer el mando.

El ejercicio político que estrenó Cristina de Kirchner en 2011 en el plano nacional sólo había tenido su correlato provincial en Santiago del Estero, cuando la esposa del caudillo Carlos Juárez, Nina Aragonés, se convirtió en la primera gobernadora en la historia de la democracia.

Hubo, sin embargo, un antecedente particular: en 2001, Alicia Lemme, la arquitecta que acompañó al peronista Adolfo Rodríguez Saá al frente del Ejecutivo de San Luis, juró como gobernadora de la provincia luego de que la Legislatura puntana le aceptara la renuncia al mandatario que asumió la Presidencia interina de la Nación.

Si bien la ley de cupo femenino le aseguró a la mujer una participación importante a nivel legislativo nacional, en los cargos ejecutivos el protagonismo tardó en hacerse efectivo pese a las luchas universales por la paridad de género.

Ahora, ante los debates de las corrientes feministas que plantean la necesidad de legalizar el aborto y de la mano de la decisión del Gobierno de habilitar la discusión en el Congreso, el rol de estas mujeres se pondrá a prueba y su postura será clave.

Dejá tu comentario