11 de septiembre 2009 - 00:00

Del Potro, de selección

Del Potro está imparable. Desde el lunes volverá a ser No 5.
Del Potro está imparable. Desde el lunes volverá a ser No 5.
En momentos en que la Selección nacional recorre una pedregoso camino hacia el Mundial de Sudáfrica 2010, Juan Martín del Potro representa todo lo contrario. Jornada tras jornada, el tandilense avanza con pie firme en Flushing Meadows y pareciera que nada lo detiene. Ayer dio otro gran paso y, por primera vez en su carrera, se metió entre los mejores cuatro del torneo neoyorquino al vencer al croata Marin Cilic, 17° preclasificado, por 4-6, 6-3, 6-2 y 6-1 en dos horas y 33 minutos de juego. Además, con esta victoria, desde el lunes volverá a figurar como número cinco del mundo, desplazando al estadounidense Andy Roddick, eliminado en tercera ronda, al sexto puesto.

«En un partido grande como el de hoy (por ayer) uno tiende a sentirse nervioso al principio, pero luché hasta el final y pude ganar. Hubo algo de viento afectando la cancha, pero las condiciones fueron iguales para los dos», expresó Del Potro, cuyo carácter estuvo a prueba. Es que, en el primer set, el pupilo de Franco Davín entró muy desconcentrado y, en consecuencia, Cilic sacó provecho para quebrarle el saque y llevarse el set. Sin embargo, una vez más justificó por qué será el número cinco del mundo. A mediados del segundo parcial, cuando estaba 3-1 abajo, el argentino le quebró el servicio a su rival. A partir de entonces, ganó en confianza y se soltó por completo, lo que le permitió erigirse como el claro dominador del partido.

«Después de los quiebres, me enfoqué y nunca perdí una pelota fácil», sostuvo tras el match. Del Potro estuvo ciento por ciento eficaz en el rubro quiebres: contó con ocho ocasiones y las aprovechó a todas. Ganó 17 de los últimos veinte games e incluso pudo liquidar el pleito con un 6-0 en el cuarto set, pero cedió su saque. De todos modos, lo volvió a quebrar en el siguiente juego y festejó con un salto y el puño derecho bien apretado.

Con veinte años, Del Potro será el argentino más joven en jugar las semifinales del US Open. El primero en llegar a esta instancia fue Guillermo Vilas, quien lo logró en 1975 y en 1976, con 23 y 24 años, respectivamente. En 1977, el ex N° 2 del mundo conoció la gloria en Flushing Meadows al ganarle al estadounidense Jimmy Connors en el partido decisivo. El otro argentino que alcanzó las semis fue David Nalbandian, en 2003.

Dejá tu comentario