Denuncian ahora posible tráfico de influencias en el entorno de Trump

Edición Impresa

Dos fuentes dijeron que el monto fue de 400.000 a 600.000 dólares. Lo recibió el abogado personal del magnate, el mismo que intermedió para callar, a cambio de dinero, a una actriz porno.

Londres - El abogado personal de Donald Trump, Michael Cohen, habría cobrado en secreto de Kiev unos 400 mil dólares para impulsar una reunión entre el presidente estadounidense y su par ucraniano, Petro Poroshenko.

El encuentro, finalmente, se produjo en junio del año pasado en Washington, sostuvo ayer la cadena BBC, citando fuentes ucranianas y financieras.

Cohen no se habría registrado como abogado en Ucrania y, por lo tanto, no podría percibir honorarios sobre la base de normas de los Estados Unidos. Además, aunque se dijo que no existen constancias de que Trump haya estado al tanto de esa gestión, el caso podría ser investigado en el marco de un tráfico de influencias y sumaría una nueva sombre en torno al mandatario.

El abogado ya está involucrado en la investigación por las acusaciones contra el magnate de la actriz porno Stormy Daniels, quien dijo haber recibido a través de aquel, en plena campaña electoral, un pago para no revelar la relación que los unió.

El recurso a Cohen -que según otra fuente pudo haber recibido una cifra aun mayor, de 600.000 dólares- habría sido decidido después de que varios intermediarios y diplomáticos no pudieran programar una sesión de fotos entre los dos presidentes.

Poroshenko, según siempre fuentes de Kiev, estaba en esa época a la búsqueda desesperada de un contacto con Trump ante el temor de perder la protección de Estados Unidos a causa de la actitud a favor de Rusia que se le atribuía al republicano durante la campaña electoral. Además, pesaba la apertura de una investigación en Ucrania -cerrada tras el encuentro- sobre Paul Manafort, ex figura clave del equipo del presidente estadounidense.

En la transacción con Cohen habrían estado implicados personajes de dudosa reputación, incluido un antiguo jefe mafioso.

Según las mismas fuentes, el mismo círculo alrededor de Poroshenko se habría sorprendido de "lo sucia" que había sido la operación.

La información no solo fue confirmada por las fuentes aludidas. Michael Avenatti, el abogado de Daniels, dijo que el banco de Cohen hizo un Reporte de Actividades Sospechosas contra su cliente ante el Departamento del Tesoro tras haber recibido dinero de "intereses ucranianos".

Según la BBC, "incluso cuando volaba a Washington, Poroshenko seguía preguntándose cuánto tiempo tendría con el Presidente. El programa de la Casa Blanca indicaba únicamente que 'pasaría' por la Oficina Oval cuando Trump estuviera llevando a cabo reuniones con su personal".

Eso era lo que se había acordado a nivel oficial, pero "el pago a Cohen era para que Poroshenko tuviera más que unos vergonzosamente breves minutos de charla trivial o un apretón de manos", le dijo una de las fuentes al medio británico. Así, las negociaciones continuaron hasta el mismo día de la visita. Esto enfureció a los ucranianos, que temían haberle pagado a Cohen por algo de lo que no tenían garantías.

"El círculo cercano a Poroshenko estaba escandalizado por lo sucio que era todo este arreglo (con Cohen)", dijo la BBC.

Ucrania está severamente enfrentada con Rusia desde la ocupación de la península de Crimea por parte del Kremlin, por lo que conocer de primera mano las intenciones de Trump era de primordial importancia para Kiev.

En lo que respecta a la situación de Manafort, en agosto de 2016, The New York Times publicó un informe que indicaba que este, quien fuera jefe de campaña de Trump, había obtenido millones de dólares de intereses prorrusos en Ucrania.

"Era una página del llamado "Libro negro de contabilidad" del Partido de las Regiones, el partido prorruso que había empleado a Manafort cuando este dirigía una firma de asesoría política en Ucrania", dijo BBC.

Debido al escándalo, Manafort debió renunciar, pero antes de eso el entorno del magnate pretendía que Ucrania cerrara esa investigación.

La BBC contactó a Cohen y a los dos funcionarios ucranianos supuestamente involucrados en la trama, pero todos negaron las denuncias.

Agencia ANSA y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario