Desaire de Zapatero a Obama: ratificó retiro de tropas de Kosovo

Edición Impresa

Madrid - Sometida a críticas en el seno de la OTAN, España ratificó ayer la «decisión firme» de que sus tropas abandonen el territorio de Kosovo, en donde cumplen una misión de estabilización desde 1999. La ministra de Defensa, Carme Chacón, confirmó que los efectivos dejarán en forma «escalonada y coordinada» con la OTAN el país enemistado con Serbia, luego de que el anuncio del repliegue motivó reproches fuera y dentro de España.
El Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero debió emprender una acción diplomática por la «decepción» de varios de sus socios de la Alianza Atlántica (OTAN) y Estados Unidos. El canciller Miguel Ángel Moratinos dijo ayer que la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, «comprendió» las razones que llevan a España a retirarse de Kosovo, tras haber mantenido ambos un diálogo telefónico el sábado. La administración de Barack Obama se había declarado «profundamente desilusionada» por la decisión de Zapatero conocida el jueves último.
Moratinos explicó a su par norteamericana «las razones, el contexto y el porqué» de la decisión española, indicó. Seguramente, el diplomático español explayó ante Hillary la dificultad que representa para España participar de una fuerza multinacional que garantiza la independencia de un país que luchó por su derecho a autodeterminación, cuando en el frente interno debe lidiar con los históricos reclamos de un sector del País Vasco y de otras regiones.
La respuesta de EE.UU. fue «muy positiva», agregó Moratinos, ya que la secretaria de Estado norteamericana «elogió el compromiso de España en diversos escenarios internacionales».
El mismo canciller fue mencionado por el diario El País como protagonista de una polémica por la decisión tomada, ya que, según ese medio afín a un sector del gobierno, no había sido consultado. Moratinos desmintió ayer esas «divergencias».
Es una «decisión de todo el gobierno», confirmó por su parte la ministra Chacón desde la base militar de Rota, al sur de España. El jueves, la joven titular de Defensa se reunirá con el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer.
Críticas
Por su parte, el jefe del opositor Partido Popular, Mariano Rajoy, criticó la situación, a la que definió como «un espectáculo impropio de un gobierno normal».
Según Chacón, «España considera que los objetivos militares por los que se implicó en Kosovo hace diez años han sido cumplidos». La ministra subrayó como un «principio inamovible» que las tropas españolas no van a participar «en operaciones en las que ni España ni los españoles las quieren ver», en alusión a la consolidación de la independencia unilateral.
Los soldados españoles se desplegaron en Kosovo en junio de 1999 como parte de la misión de la KFOR, bajo la Resolución 1244 de la ONU que no contemplaba la independencia de la provincia, para la que preveía una «autonomía» dentro del Estado serbio.
Dicha resolución puso fin a la guerra de Kosovo, en la que la Alianza Atlántica llevó a cabo una campaña de bombardeos aéreos contra objetivos serbios.
La proclamación de independencia de Kosovo, el 17 de febrero de 2008, dividió a la comunidad internacional; 54 países la reconocieron, entre ellos Estados Unidos y la mayor parte de los países de la Unión Europea, pero otros muchos no, como es el caso de España, Rusia y China.
Agencias DPA, EFE y ANSA

Dejá tu comentario