Deshojando margaritas

Edición Impresa

"China quiere hacer un trato, me enviaron una gran lista de cosas que están dispuestos a hacer", comentó Trump a los medios en la jornada pasada. La consecuencia inmediata de esta frase fue la suba de las acciones norteamericanas, dado que los inversores encontraron una señal de la Casa Blanca para aquietar la pugna comercial, con la segunda economía más grande del mundo. De lado quedo el tema "brexit" que tiene complicados al Reino Unido y la UE en general y a Theresa May en particular.

Así las cosas, el índice Dow Jones de Industriales finalizó en 25.413,22 puntos, subiendo el 0,49%, el S&P500 se situó en los 2.736,27 puntos ganando el 0,22% y el Nasdaq Composite depreciándose el 0,15% llego a los 7.247,87 puntos.

Por su parte, los principales índices de las Bolsas europeas finalizaron en negativo: Londres perdió el 0,18%, Madrid 0,18%, Fráncfort 0,11%, Milán 0,14% y París 0,17%. 

  • La noticia relevante. El Banco Central Europeo sigue planeando comenzar a bajar sus medidas de estímulo finalizando 2018, aunque la inflación podría acelerarse más lentamente de lo esperado, según dichos del presidente de la institución, Mario Draghi.

    "La economía de la zona euro se ha desacelerado en los últimos meses, en medio de una demanda más débil de China, tasas de interés más altas para los que piden prestados dólares a nivel global y agotados mercados de bonos en Italia, donde el nuevo Gobierno quiere aumentar el gasto. Si las firmas comienzan a sufrir más incertidumbre sobre el panorama de crecimiento e inflación, la presión en los márgenes podría ser más persistente", afirmó Draghi durante una conferencia.

    "Esto afectaría a la velocidad con la que inflación subyacente repunta y, por tanto, a la senda inflacionaria que esperamos ver en los próximos trimestres", agregó.

    La entidad tiene previsto desmontar su programa de compra de bonos por u$s2,6 billones a fines de año y ha llevado a los inversores a esperar que en algún momento de 2019 se apruebe la primera suba de tasas de interés desde 2011.

    Draghi advirtió que "si las condiciones financieras o de liquidez se ajustan excesivamente o si el panorama inflacionario se deteriora, nuestra función de reacción está bien definida, eso debería verse reflejado en un ajuste en la senda esperada de futuras tasas de interés".
  • Dejá tu comentario