Dicen en el campo...

Edición Impresa

  ... que fue políticamente muy complicada esta segunda semana de 2015, y sin atenuantes en otros frentes. El clima siguió mal, con zonas de gran sequía, y excesos hídricos en buena parte de la Pampa Húmeda, y del Litoral, adonde sigue lloviendo casi desde febrero del año pasado. También, los precios agrícolas internacionales continuaron con su tendencia bajista lo que probablemente continuará hasta que se defina la próxima siembra en los Estados Unidos, en 3-4 meses más.

Por el contrario, un tema que podría ser bueno para la producción, como es la caída en el precio mundial del petróleo (que sigue sin parar), prácticamente no llega a la Argentina. Por supuesto que los productores protestan, sobre todo los de Buenos Aires a partir de la decisión del Gobernador Daniel Scioli de adelantar el pago de los impuestos (entre otros, el Inmobiliario Rural), lo que fue automáticamente rechazado por entidades y productores. Tanto la Mesa Agropecuaria Provincial como Carbap y la Sociedad Rural emitieron sendos comunicados protestando la decisión. Esto, también en el contexto del sucesivo cierre de cuentas del Banco Nación, como respuesta a la negativa de la entidad bancaria a dar nuevos créditos a los sojeros hasta que se deshagan de todas sus existencias de la oleaginosa. La decisión de los agricultores comenzó por la belicosa San Pedro, a la que rápidamente se sumó 9 de Julio y otras localidades, y también la Sociedad Rural que comanda Luis Miguel Etchevehere, que cerró todas sus cuentas en la entidad financiera oficial. En su comunicado de prensa, la SRA destaca que (con esta medida) "el banco Nación incurre en el incumplimiento de su carta orgánica que en el artículo 3 establece que uno de sus fines es apoyar a la producción agropecuaria"...


... que la decisión empresaria difícilmente será neutralizada por la medida oficial de otorgar $ 400 millones en préstamos para pequeños productores. En parte, porque la mayoría de ellos no tienen las carpetas en condiciones y, en segundo lugar, porque en un año electoral, muchos desconfían que esos fondos promocionados por el titular de Agricultura, Carlos Casamiquela, podrían ir a parar a cualquier otro destino. Así, mientras se siguen complicando los principales cultivos por el clima, y hasta los datos oficiales se ven obligados a ajustar las proyecciones de cosecha hacia la baja (algo que resiste la exportación, por las restricciones que ante eso le impone el Gobierno), siguen aumentando los nubarrones alrededor de todas las actividades agroindustriales, tanto las destinadas al mercado interno (ya que la demanda parece estar encontrando su techo) como las transables, cada vez en peores condiciones por el deterioro del tipo de cambio que les impide exportar. Esto, que en los últimos años generó el cierre de más de 150 plantas frigoríficas, y un número indeterminado de molinos, constituye además uno de los ejes del reclamo lechero, y también alcanza al complejo vitivinícola que, en los últimos días, se sumó a las protestas cada vez más virulentas, y con una movilización de la Rural del Valle de Uco.

... que mientras se difundía que las exportaciones de carne vacuna de Paraguay superaron el año pasado más de u$s 1.600 millones, se confirmaba también que las de la Argentina se encuentran en su piso histórico, por debajo del 6% del total producido (cuando históricamente se rondó el 15%-17%, al menos), sin alcanzar siquiera las 200.000 toneladas. Mucho más divertidos fueron algunos rumores, justamente del sector cárnico, en los que, por ejemplo, se comenta que el controvertido empresario Alberto Samid, exmenemista devenido ahora en cristinista y titular del Mercado Central (puesto por Scioli), habría sido convocado, nada menos, por Marcelo Tinelli para participar de "Bailando por un sueño...". Difícil imaginar semejante situación, básicamente, por el exceso de peso que caracteriza al "Rey de la carne", como él mismo se define. Otra, no menos impactante, fue la trascendencia que logró Pablo Araus, un carnicero de Alta Gracia que, con la típica picardía cordobesa, no encontró nada mejor que ponerle a su establecimiento "Paul MacCarne", nombre que onomatopéyicamente suena como "Paul McCartney". Alguien subió la foto a Facebook y así llegó a las manos del mismísimo Beatle, que la comentó sonriente. Obvio que el carnicero aún no se repone de la sorpresa y de la repentina fama lograda... Mucho más sarcástico fue el comentario de un productor que comparó el precio de una docena de medialunas, que "en Recoleta valen lo mismo que una bolsa de harina", y "dos bochas de helado en ciudad de Tucumán salen igual que un kilo de carne"... Pero el que sin duda se llevó las palmas fue Gerónimo "Momo" Venegas, titular del sindicato de trabajadores rurales, quien, al ser consultado sobre la situación del sector agropecuario y la política oficial, respondió que "el país crece cuando los funcionarios duermen...".

Dejá tu comentario