Diputados: nuevas bajas alejan más al Gobierno del quórum propio

Edición Impresa

El efecto «Lole» ya contagia al kirchnerismo de la Cámara de Diputados. El bloque oficialista del Frente para la Victoria sufre nuevas bajas con motivo de la crisis agropecuaria y ahora quien está a punto de abandonar la bancada del Gobierno es el entrerriano Gustavo Zavallo, alineado con el ex gobernador Jorge Busti.
La renuncia de Zavallo, que podría ser formalizada esta tarde al finalizar la reunión entre la Mesa de Enlace y la ministra de la Producción, Débora Giorgi, se suma al alejamiento de los santafesinos Jorge Obeid, Ariel Dalla Fontana y Walter Agosto, quien ya había renunciado a la presidencia de la estratégica Comisión de Presupuesto y Hacienda.
El sábado por la tarde, Busti mantuvo una prolongada conversación telefónica con el santafesino Carlos Reutemann. Retomaron así los habituales contactos que habían mantenido entre junio y julio del año pasado cuando junto a los diputados que responden al gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, presentaron un proyecto alternativo sobre retenciones segmentadas.
El entrerriano Busti fue uno de los primeros en apoyar la decisión de Reutemann de alejarse del gobernante Frente para la Victoria alegando una situación terminal de los productores agropecuarios de su provincia. Parece ya lejana la tregua con Néstor Kirchner que el mismo Busti selló en la quinta de Olivos, tras la votación de las retenciones móviles y acompañado por Zavallo, para reunificar al PJ en su distrito.
Con la salida de los santafesinos Obeid, Agosto y Dalla Fontana, que replicarían en la Cámara de Diputados el bloque Santa Fe Federal que armaron Reutemann y Roxana Latorre en el Senado, el kirchnerismo queda cada vez más lejos de reunir quórum propio para poder sesionar. Desde el despacho de Rossi se consuelan asegurando que la actividad legislativa será mínima este año, teniendo en cuenta las elecciones de octubre, la protesta agraria y la crisis financiera internacional.
Preocupante
Pero con la baja de los tres santafesinos, más los entrerrianos y la silenciosa partida del actor porteño Claudio Morgado de las filas del Frente para la Victoria, la bancada del Gobierno roza la preocupante cifra de 110 diputados propios sobre un total de 257. El cordobés Arturo Heredia, alineado con el peronista opositor José Manuel de la Sota, también está redactando los términos de su renuncia al Frente para la Victoria. Seguiría el camino de su coterránea, Beatriz Halak, que hoy milita en el bloque Unión Peronista, de Solá.
La situación de Zavallo es crucial. Como principal operador político de Busti en el Congreso, el legislador podría arrastrar también a la diputada y esposa del ex gobernador de su provincia, Cristina Cremer de Busti, y a María de los Ángeles Petit, quienes ya habían votado en contra de las retenciones móviles en la Cámara baja junto con un pelotón de peronistas disidentes encabezados por Felipe Solá.
Ayer, desde el despacho de Zavallo en Diputados confirmaron que es inminente la renuncia del legislador al bloque que conduce Agustín Rossi. El entrerriano expone ante sus íntimos argumentos idénticos a los de Reutemann: «Si como legislador de Entre Ríos no puedo ser un interlocutor válido de los intereses de los productores rurales de mi provincia, entonces ya no tengo nada más que hacer en el Frente para la Victoria».
Zavallo vive en la localidad de Viale, uno de los epicentros de la protesta agraria, justamente donde el cura del pueblo organizó una jornada colectiva de oración para rogarle al cielo que llueva y mejore el cuadro de sequía que ahoga al campo. Esta semana intentó conseguir una audiencia con las autoridades del Banco de la Nación para gestionar facilidades financieras para los campesinos que pueden afrontar sus deudas. Pero ante la falta de repuestas presentó junto a Cremer de Busti un proyecto de resolución solicitándole al Gobierno de Cristina de Kirchner que refinancie los pasivos de los chacareros afectados por la emergencia agropecuaria.

Dejá tu comentario