Dos detenidos y expectativa por la delación de López

Edición Impresa

Néstor Otero -Terminal de Retiro- y Sergio Taselli -exconcesionario de trenes- tras las rejas. Exfuncionario amplía hoy su indagatoria y espera que Bonadio homologue su arrepentimiento. Fariña, otra vez en tribunales.

Dos nuevos detenidos arrojó la causa de los cuadernos que describen un supuesto mecanismo recaudatorio que habría implementado el kirchnerismo como retornos en el marco de la obra pública. Sergio Taselli fue el que quedó en peor situación: se presentó espontáneamente sin estar imputado y sin haber sido llamado a indagatoria por el juez federal Claudio Bonadio. Quedó inmediatamente detenido. Más previsible fue la orden de detención librada contra Néstor Otero, titular de la concesión para la Terminal de Omnibus de Retiro. Como anticipó Ámbito Financiero, la negativa del magistrado a convalidar la exención de prisión que presentó su defensa, lo dejó con un pie adentro de la sede de Drogas Peligrosas, paso intermedio a definir su destino en los atestados calabozos del pabellón IRIC de la cárcel de Ezeiza. Hoy, la expectativa estará puesta en una nueva cita a José López que aspira a homologar su acuerdo como "arrepentido".

Otero se entregó pasado el mediodía, luego de que a primera hora se disparara su orden de captura por parte del juzgado, en la sede de Cavia y Figueroa Alcorta, donde se asienta la Policía Montada. El empresario había declarado en los comienzos de la causa y señaló que en la fecha en la que aparecía una referencia en los "cuadernos" del exchofer Oscar Centeno se encontraba en Paraguay. Una de las verificaciones hechas por el juzgado hizo sonar las alarmas y desencadenó una preanunciada detención. Accionista mayoritario de la firma TEBA, fue mencionado en los cuadernos moviendo aproximadamente u$s250.000 para el Ministerio de Planificación Federal en una cita del 3 de junio de 2015. En su defensa, pese a que se comprobó que fue uno de los empresarios que pagó dádivas a Ricardo Jaime, Otero adujo que sus negocios no estaban vinculados con la cartera que conducía Julio De Vido, sino que su relación era con Transporte, por entonces a cargo de Florencio Randazzo. Según debió admitir Jaime, el empresario pagaba los gastos de un departamento del funcionario y le obsequió un hotel, una camioneta y una casa que utilizaba para descanso.

El caso de Taselli es distinto. La referencia de Centeno corresponde al 31 de julio de 2013, pero menciona a "Gabriel Taselli". Su historia no está exenta de escándalos empresariales. Recibió del menemismo la privatización de Yacimientos Carboníferos Río Turbio con subsidios incluidos. Fue denunciado por vaciamiento de la empresa que volvió a quedar bajo sospecha ahora por los manejos hechos durante el kirchnerismo. Trenes Metropolitanos fue otra apuesta fallida: fue Néstor Kirchner el que en 2007 le quitó la concesión de los ramales Roca, San Martín y Belgrano Sur por incumplimientos reiterados y variados en la explotación. Ahora, recaló en la causa cuadernos.

"José López está bien, tranquilo, de buen humor y cuidado", sorprendió el ministro de Justicia Germán Garavano, quien está a cargo del Programa de Protección de Testigos e Imputados sobre el ahora arrepentido exfuncionario. Hoy se presentará ante Bonadio con el objetivo de ampliar sus dichos del viernes pasado y conseguir la llave que lo transforme en el segundo integrante del Gobierno kirchnerista en ser arrepentido. Mientras tanto, el tribunal oral que juzga a López por enriquecimiento ilícito realizará mañana una inspección ocular en el convento de General Rodríguez, donde fue detenido con bolsos con u$s9 millones. Los integrantes del Tribunal Oral Federal N° 1 se trasladarán al convento. López será trasladado nuevamente a los tribunales de Comodoro Py para ampliar su indagatoria, donde se espera que mencione nombres que podrían salpicar a la política de manera transversal y desatar un eventual tsunami que haga escalar el caso. Pese a que fue una de las jornadas más calmas desde que se desató el escándalo, las novedades volvieron a incluir una visita del mediático arrepentido Leonardo Fariña al despacho de Carlos Stornelli (lo es en otra causa vinculada a Lázaro Báez). El 6 de agosto fue la primera vez. Y su testimonio fue mencionado entre las pruebas a Carlos Wagner y, se sospecha, abrió la puerta para convocar al financista Ernesto Clarens, cuyo acuerdo también espera la firma de Bonadio.

Dejá tu comentario