11 de enero 2018 - 00:00

Duro ataque de Trump a la Justicia tras un freno a la expulsión de “soñadores”

Republicanos y demócratas buscan pergeñar una ley que proteja de la deportación a unos 800.000 inmigrantes sin papeles que llegaron de niños a EE.UU. Pero la exigencia oficial de construir un muro en la frontera con México traba el diálogo.

ira. Donald Trump arremetió sin piedad contra el poder judicial de los Estados Unidos, una actitud impensable en cualquiera de sus antecesores.
ira. Donald Trump arremetió sin piedad contra el poder judicial de los Estados Unidos, una actitud impensable en cualquiera de sus antecesores.
Washington - El presidente Donald Trump, denunció ayer como "injusto" al sistema judicial de Estados Unidos, tras la decisión que bloqueó la derogación del programa DACA, que otorga estatuto legal temporal a cientos de miles de jóvenes "soñadores" indocumentados, la mayoría latinoamericanos.

El magistrado William Alsup, de San Francisco, sorprendió al país al ordenar al Gobierno "mantener el programa DACA a nivel nacional en los mismos términos y condiciones que tenía antes de ser suprimido el 5 de septiembre de 2017".

Alsup aseguró en su resolución de 49 páginas, conocida el martes a la noche, que el argumento del Departamento de Justicia para eliminar este plan es "una premisa legal con fallas".

La respuesta de Trump, como ya es habitual, llegó por vía de un tuit demoledor. "Queda claro que nuestro sistema judicial está quebrado y es injusto cuando la oposición en un caso (como en DACA) siempre usa el Noveno Circuito [en San Francisco] y siempre gana, antes que eso sea revertido en cortes superiores", apuntó el Presidente.

Poco antes, la vocera de la Casa Blanca, Sarah Sanders, había clasificado como "indignante" la decisión judicial.

El mandatario "trabajará con miembros de los dos partidos para alcanzar una solución permanente que corrija las acciones inconstitucionales tomadas por el anterior Gobierno", añadió Sanders.

A menos de que una corte superior anule la decisión del juez Alsup, los beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés) podrán renovar sus permisos.

Ese programa, aprobado por el expresidente Barack Obama en 2012, protegía de ser deportados a unos 800.000 indocumentados, llamados "soñadores" ("dreamers") en Estados Unidos, que llegaron clandestinamente al país siendo niños.

El mandatario había presidido el martes un debate sobre el tema con legisladores, en el que sugirió una estrategia en dos etapas pero sin abandonar uno de los pilares de su campaña: el controvertido muro fronterizo con México.

Trump dijo apostar primero por una ley que contemple la cuestión de los jóvenes sin papeles y la seguridad fronteriza, y luego lograr una reforma migratoria más amplia.

"Debería ser una ley del amor", afirmó sobre la solución que confía dar a cientos de miles de jóvenes en riesgo de deportación.

El Presidente se declaró incluso dispuesto a asumir el reto político de plantear un camino a la ciudadanía para unos 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en la sombra en Estados Unidos.

Una "reforma migratoria integral es adonde me gustaría llegar eventualmente", explicó el mandatario, aclarando que eso puede no estar tan lejos si se hace "la ley correcta" ahora.

"Creo que se puede hacer muy rápidamente", afirmó, lamentando el grado de "animosidad y odio" entre demócratas y republicanos que marcó la vida política estadounidense durante muchos años.

Pero la "solución permanente" para los "dreamers" está condicionada por la Casa Blanca a la seguridad. El Presidente pidió durante mucho tiempo al Congreso fondos para levantar el muro en el sur del país, con la que se propone detener la inmigración ilegal y frenar el tráfico de drogas.

"Necesitamos un muro", señaló a los legisladores el martes sin detallar la magnitud de la obra, aunque señaló que ya existen obstáculos naturales, como montañas o ríos, que pueden aprovecharse.

Aunque Sanders garantizó que la reunión en la Casa Blanca había concluido a favor de una legislación que contemple "reformas que se necesitan de manera crítica", subrayó que es incierto cómo se tramitará en el Congreso la solución para los "soñadores", un tema que moviliza a buena parte de la sociedad norteamericana.

Los líderes republicanos quieren que sea una ley independiente, mientras hay demócratas que buscan adjuntarla al paquete sobre el gasto federal que debe aprobarse antes del 19 de enero para evitar el cierre del gobierno.

El tema del DACA "no será parte de ningún acuerdo general del gasto", aseguró a periodistas el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, optimista sobre lograr un resultado antes de marzo.

Este miércoles, Marielena Hincapié, directora del Centro Nacional Legal por los Inmigrantes (NILC, en inglés), dijo que es imperativo que el Congreso asuma la responsabilidad de resolver esta situación.

"Más de 15.000 personas, 850 por semana, han perdido su estatuto desde la derogación del DACA en septiembre. Sabemos que la urgencia es real porque estas son nuestras vidas", dijo a su vez Adrian Reyna, de la ONG United We Dream.

Agencias AFP, ANSA y EFE

Dejá tu comentario