29 de abril 2013 - 00:38

Efecto Papa e inundación: continúa la ola solidaria

Los más jóvenes son los más comprometidos. Aumentan los voluntarios.

Los más jóvenes son hoy los más comprometidos con la ayuda solidaria. La elección del papa Francisco junto con las inundaciones motivaron una ola de ayuda al prójimo.
Los más jóvenes son hoy los más comprometidos con la ayuda solidaria. La elección del papa Francisco junto con las inundaciones motivaron una ola de ayuda al prójimo.
 El 19 de marzo, mientras en todo el mundo se transmitía la asunción del primer papa argentino, a muchos se les despertó un espíritu solidario, quizás olvidado hasta ese momento. Y luego de las fatales inundaciones que sacudieron a la Capital Federal y a la ciudad de la Plata esa ola de ayuda por el prójimo tomó aún más fuerza. Pero sorprende que aún hoy continúe la solidaridad cuando los hechos ya dejaron de ser noticia. Y así lo reflejan las fundaciones en donde las donaciones se multiplicaron en los últimos dos meses y hasta hubo una creciente de voluntarios.

"Yo hablaría de un efecto Papa tremendo, fuera de la fe y sobre todo en los jóvenes menores de 35 años y que continúa", explicó a Ámbito Financiero Juan Car, creador de Red Solidaria. Y en cuanto a la inundación del último 2 de abril sostuvo que "se trabajó en las zonas más afectadas durante cuatro días seguidos; se llevaron 242 camiones con alimentos y ropa, y uno cada cuatro de esos camiones salía desde la Catedral, donde se hicieron las mayores recolecciones".

Y la ayuda no sólo se contabiliza en bolsas de donaciones, sino también en el compromiso en la ayuda. "Hay mayor compromiso con el otro, Francisco es un revolucionario que llegó en un momento en donde la credibilidad está en crisis y él despertó las ganas de volver a creer en alguien y eso se refleja en darle una mano al que más lo necesita", agregó Juan Car.

Desde la fundación Manos Abiertas -que forma parte de la Red Argentina para la Cooperación Internacional- explican que en el último mes se notó una creciente ola de solidaridad. "Solemos poner avisos pidiendo sillas de ruedas, colectas de alimentos o ropa y en el último mes las respuestas fueron grandiosas", explicaron desde la secretaría. Y a la hora de ejemplificar el incremento en números sorprende: "Antes por cada aviso teníamos un promedio de cuatro llamados, hoy ese número llegó a 20", indicaron.

"La elección del papa Francisco ha influido notablemente en el humor de los argentinos y su imagen firme y transparente ha puesto de relieve el servicio al prójimo. Sin duda esta realidad ha estado presente en la generosa colaboración, en la entrega del tiempo y en el amor con que tantas personas ayudaron a los afectados por el temporal", sostuvo monseñor Oscar Ojea, presidente de Cáritas Argentina y obispo de San Isidro.

Según datos difundidos por Cáritas, en las inundaciones participaron 6.000 voluntarios en todo el país. Se donaron 1.500 toneladas de alimentos que fueron trasladados y distribuidos a los damnificados. En cantidad de dinero $ 1.200.000 es el equivalente al volumen de ropa donada y entregada. Entre las donaciones se entregaron más de 1.000 colchones para las familias damnificadas, lo que representó $ 1.000.000 en alimentos, artículos de limpieza, colchones, frazadas y ropa por día a los damnificados.

Desde las asociaciones consultadas destacaron el compromiso de los más jóvenes. "Son las nuevas generaciones las más sensibles, tienen sueños y capacidad de abrazar", explicó Juan Car.

Pero la ayuda no sólo se vio acrecentada en aquellas vinculadas a la iglesia, también en las independientes. Desde Un Techo Para mi País, reconocieron que hay más participación y lo celebran, pero resaltan: "Nosotros lo relacionamos con el efecto posinundación. Bergoglio invita a hablar de la pobreza y eso para nosotros es beneficioso ya que trabajamos con este sector", concluyeron.

Dejá tu comentario