El BM apunta a los países en desarrollo para superar la crisis

Edición Impresa

 Pekín - El mayor bache financiero desde la Gran Depresión, hace 80 años, golpea de lleno en las regiones menos industrializadas del planeta, a pesar de que son las que menos responsabilidad tuvieron en la gestación y estallido de la crisis, y tiene efectos fatales para los más pobres de los países en desarrollo. Entre 30.000 y 50.000 bebés más morirán este año en África, de acuerdo con un estudio del Banco Mundial. El presidente de esa institución, Robert Zoellick, reconoció esas consecuencias devastadoras, pero al mismo tiempo ve también señales de esperanza.

La crisis es una oportunidad de que los países pobres empiecen de nuevo. «Son los más vulnerables, pero también una fuente potencial de crecimiento», dijo. La crisis alteró los mecanismos de crecimiento en el mundo y es ahí donde los países en vías de desarrollo tienen su oportunidad. «China es un ejemplo, porque contribuye al crecimiento mundial», aseguró Zoellick. Con un programa estatal basado en el préstamo, Pekín pudo mantener su crecimiento cercano al 8%, estabilizando la economía mundial. «Ya no podemos confiar en los consumidores estadounidenses para mantener el crecimiento, necesitamos otros mercados. Otros países en desarrollo pueden lograr otras formas de desarrollo», explica Zoellick. Entre ellos mencionó a China, India, Indonesia, Egipto y México.

Amenazados

Si en las naciones ricas las condiciones de vida han empeorado con el desempleo y la crisis crediticia, lo que está en juego en las menos desarrolladas es la supervivencia, y no sólo en el caso de los más pobres de África. La crisis económica golpeó a los países en desarrollo cuando intentaban superar la crisis de los alimentos y la escalada de los precios del petróleo. El Banco Mundial considera que son 40 los países que están particularmente amenazados. El comercio se quebró, sobre todo para los países exportadores de materias primas. El turismo decrece, la llegada de divisas de trabajadores emigrantes también bajó.

Si el crecimiento en los países en vías de desarrollo se situaba en el 7,7% en 2007, se espera que este año caiga hasta el 1,2%. Sin contar a China e India, las economías más pobres decrecerán un 1,6% y otros 50 millones de personas en todo el mundo podrían situarse bajo el umbral de la pobreza.

«Para que la crisis se convierta en oportunidad, no sólo habría que ayudar a los países pobres a superar la emergencia, sino también colocarlos en una posición propicia para generar crecimiento y bienestar a la economía global. Creo que hay un gran potencial», estimó Zoellick. La cumbre de líderes del G-20 tendría que sentar las bases. «Reclamo a los países industrializados que, además de analizar los mecanismos de estabilización de mercados financieros, se ocupen en Pittsburgh de aliviar la situación de los países más amenazados. También por el interés de los países desarrollados», subrayó.

Con nuevos recursos financieros, los países en vías de desarrollo podrían relanzar el comercio, reforzar el marco social e invertir en infraestructura e industria manufacturera. Así se colocarían los cimientos para una futura productividad. Para que los países pobres salvados puedan, en contrapartida, salvar al mundo, los países ricos deberían rebuscarse con unos bolsillos que ya están bastante vacíos, lo que parece muy improbable.

Pero el jefe del Banco Mundial no se deja desanimar. «Todos estamos en el mismo barco», comenta y destaca la importancia de la cooperación internacional para salir del agujero. «Los países donantes no deben limitarse a mantener las ayudas prometidas, sino aumentarlas», reclama.

Agencia DPA

Dejá tu comentario