El Central saldrá hoy a frenar la suba del dólar

Edición Impresa

 Tras la suba de tres centavos del lunes, el Banco Central planea intervenir de manera contundente en el mercado para evitar que hoy el dólar continúe su senda alcista. Desde la entidad que preside Martín Redrado reconocen que la liquidación de divisas del sector agropecuario es muy escasa y que será necesario complementar la oferta a través de una mayor intervención para suavizar los movimientos.
La cotización pasó el lunes de $ 3,67 a $ 3,70. Se notó durante toda la jornada una demanda muy firme, tanto del público como de las empresas. Y el BCRA no apareció, pese a que durante toda la sesión se esperó que lo hiciera. «Sabemos que tenemos dos o tres semanas complicadas por delante porque estacionalmente la liquidación de dólares es muy baja. Y será necesario salir a ponerle el pecho porque no queremos avalar subas tan pronunciadas», explicaron desde la autoridad monetaria.
Es probable que desde temprano la entidad salga a ofrecer un monto significativo de divisas para evitar que los inversores continúen apostando al alza. Claro que el nivel de intervención desde fines de febrero resultó más que significativo: en los últimos treinta días, el Banco Central utilizó casi u$s 1.500 millones de sus reservas para calmar el renovado interés del público y empresas por dolarizarse.
Sin embargo, en lo que va de marzo la suba resultó significativa, ya que pasó de $ 3,58 a $ 3,70, un alza de 12 centavos que representa casi 3,5%. Este comportamiento de la divisa en el mercado local en las últimas semanas fue en dirección inversa con lo sucedido con la cotización en el mundo: este mes el dólar cayó contra las monedas fuertes (como el euro y la libra), e incluso contra la mayoría de las emergentes, incluyendo la apreciación del real brasileño.
La decisión de salir a ponerle un freno a esta tendencia fue tomada en conjunto entre el Central y la Casa Rosada. Un salto devaluatorio excesivo puede significar un duro golpe para el Gobierno, sobre todo en la medida que se acercan las elecciones. Por eso, poder frenar o al menos suavizar significativamente el aumento del dólar está vinculado con razones económicas, pero sobre todo políticas.
«Escarmiento»
En el mercado todavía se recuerda la «operación escarmiento» que puso en marcha el Gobierno, por orden del ex presidente Néstor Kirchner, en el segundo trimestre del año pasado. En aquel momento, el dólar pasó de $ 3,20 a $ 3,05 en pocas semanas. Fue entonces un castigo para los productores agropecuarios en medio del paro.
Pero ahora el margen para repetir la estrategia es mínimo, por no decir inexistente. «El año pasado, aún en plena guerra con el campo, la liquidación de divisas llegó a récords históricos. Ahora, entre caída de precios y cantidades, se está liquidando un 40% menos», reconocen en el gobierno.
La «temporada alta» para la soja llega a partir de mediados de abril. Hasta entonces, será inevitable multiplicar los esfuerzos para que el dólar permanezca «planchado» o incluso con tendencia descendente, aunque sea leve. En el Gobierno se tiene claro que los productores liquidarán lo mínimo indispensable en los próximos dos meses, en parte para complicarle la vida de cara a las elecciones.
A nadie se le escapa que uno de los datos que estará mirando con atención el mercado es el nivel de pérdida de reservas que pueda sufrir el BCRA en los próximos tres meses preelectorales. La pérdida puede resultar significativa y no puede descartarse que supere los u$s 6.000 millones, considerando que ya se perdieron u$s 1.500 millones desde la última semana de febrero. De esta evolución dependerá la capacidad de defender la cotización y evitar un gran salto después de las elecciones (a más de $ 4), que los inversores ya comenzaron a descontar.

Dejá tu comentario