El favorito Serra sube su apuesta contra el Mercosur

Edición Impresa

• DIJO QUE SI ES ELEGIDO PRESIDENTE, NEGOCIARÁ CON EL BLOQUE PARA LIQUIDAR LA UNIÓN ADUANERA

Brasilia - El candidato presidencial brasileño José Serra aclaró ayer que no desea «terminar con el Mercosur», pero reiteró su postura de que el bloque debe ser «flexibilizado» para convertirse en un área de libre comercio, porque su formato actual limita la «soberanía» de Brasil para firmar acuerdos con terceros países.

«El Mercosur debe ser flexibilizado, de forma de evitar que sea un obstáculo para políticas agresivas de acuerdos (comerciales) internacionales. No se trata de terminar con el Mercosur, por el contrario», declaró el postulante a la Presidencia por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Serra entiende que el actual modelo de Mercosur, que funciona como unión aduanera imperfecta y establece que sus miembros no pueden firmar por sí solos pactos de libre comercio con otros países, restringe el margen de maniobra internacional de su país.

«Hay dos instancias en la integración. La primera es el libre comercio. La segunda, alcanzada sólo después de décadas por la Unión Europea, es la adopción de una política comercial común, en la que los países renuncian a su soberanía comercial y fijan aranceles comunes para las importaciones», señaló.

De ese modo Serra, que encabeza las encuestas para las presidenciales del 3 de octubre, repitió su preocupación ante las restricciones que el Mercosur impone a Brasil.

La semana pasada, el canciller argentino, Jorge Taiana, discrepó con las opiniones de Serra, y sostuvo que el Mercosur está avanzando.

Consultado si Brasil va a mantener buenas relaciones con la Argentina, pese a las diferencias sobre el Mercosur, Serra dijo que si llega al Gobierno, respetará las normas vigentes en el grupo sudamericano.

«Defiendo la flexibilización del bloque, pero eso no sería una decisión unilateral de Brasil, tendría que ser negociada con nuestros socios del Mercosur», declaró Serra al diario Folha de Sao Paulo.

«Siempre consideré poco realista hacer todo eso (la unión aduanera) en cuatro años a partir de 1995. (...) En ese atropello, el libre comercio no se consolidó y la unión aduanera no se materializó totalmente, llena de perforaciones. El Mercosur terminó siendo una obra inconclusa», indicó.

El candidato también cuestionó a China y los efectos del yuan devaluado y el dumping para los industriales brasileños.

«Los productores brasileños sufren con el cambio chino y la frágil defensa comercial de nuestro país» ante el dumping chino, puntualizó.

Agencias ANSA, EFE y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario