El gremio ganó una batalla

Edición Impresa

La AFA depositará en la cuenta de los clubes $305 millones para hacer frente a la deuda que mantienen con los jugadores. El dinero no alcanza, pero dicen que se reanudará el torneo con juveniles.

El fútbol está en pie de guerra. Y en una de las batallas libradas la semana pasada entre los tres ejércitos que toman parte de la misma: Futbolistas Argentinos Agremiados, los dirigentes y el Gobierno, fue el gremio de los futbolistas el que terminó con menos bajas en sus filas.

Hubo otro fin de semana sin que la pelota rodase. El secretario del gremio, Sergio Marchi, había sido terminante: "Si la plata no aparece el fútbol no comienza". Y así sucedió.

A pesar de sufrir presiones del Gobierno a través de la Comisión Normalizadora, primero, y por intermedio del Ministerio de Trabajo, después; y finalmente por los impresentables directivos del fútbol, el hombre fuerte del gremio -al que intentaron debilitarlo haciendo creer que ya no tenía el apoyo de sus afiliados- se vio fortalecido precisamente por el respaldo unánime de los jugadores.

El viernes Marchi denunció "presiones de los dirigentes a los jugadores para levantar el paro" y ratificó la "retención de tareas" por las deudas salariales que mantienen varios clubes, luego de una audiencia de conciliación con la AFA en el Ministerio de Trabajo en la que dijo, "no hubo ninguna propuesta satisfactoria".

A la salida de la reunión, el vicepresidente de la Comisión Normalizadora, Javier Medín, junto a Claudio "Chiqui" Tapia (uno de los candidatos a presidente de la AFA) habían ya definido que iba a jugarse la fecha con juveniles.

"La conciliación obligatoria genera obligatoriedad de cumplimiento. El fútbol se juega" dijo Medín. Luego, el dirigente apuntó que AFA hizo "una oferta muy contundente" a Agremiados, resaltando que hay "305 millones de pesos disponibles para los jugadores". "Además hay 40 millones adicionales de un auspiciante que no estaba pagando porque no había fútbol más otros 40 millones de un refuerzo", que Medín no especificó de dónde saldría.

En tanto Marchi se mantenía duro y afirmaba que "no hubo ninguna propuesta satisfactoria. El Ministerio de Trabajo parece más una dependencia de la AFA que otra cosa y nos llama mucho la atención su actitud, porque tenía conocimiento del conflicto desde hace varios meses, inclusive con documentación que le hemos presentado desde hace mucho tiempo".

Dentro de este marco disparatado, los directivos iban llegando a la AFA con la ya firme determinación de no jugar y reprogramar la fecha para el próximo fin de semana, ahora desacatando la conciliación obligatoria y al propio Medín, ante la ambigua y dubitativa postura del titular de la Comisión, Armando Pérez.

Se determinó que finalmente se jueguen la fecha de la Primera B y la C, que finalmente el sábado fue también cancelada (tres horas antes del inicio de los partidos) y sólo hubo fútbol de la D, del Federal C y un partido de la Copa Argentina.

Por fin se dio un acto de sentido común al postergar la iniciación de los torneos, aunque la grieta entre dirigentes se acentúa cada vez más. Por un lado Claudio "Chiqui" Tapia (Barracas Central y Ascenso Unidos), Daniel Angelici (Boca), Hugo Moyano (Independiente) y Víctor Blanco (Racing), por el otro Rodoldo D'Onofrio (River), Marcelo Tinelli (San Lorenzo) y Juan Sebastián Verón (Estudiantes).

El miércoles se hará oficial la lista de postulantes que mostrará a Claudio 'Chiqui' Tapia como candidato a presidente, mientras que Daniel Angelici y Hugo Moyano serán sus vices, en las elecciones generales que se llevarán a cabo en la AFA el miércoles 29 del corriente.

En tanto, Marcelo Achile, titular de Defensores de Belgrano, será el candidato a vicepresidente tercero. Los otros cargos electivos que tendrá la lista son: Víctor Blanco (Racing; secretario general) y Alejandro Nadur (Huracán; tesorero). Los demás componentes de la nómina serán Pascual Caiella (Estudiantes de La Plata), Nicolás Russo (Lanús), Daniel Degano (Los Andes, B Nacional), Javier Marín (Acassuso, B Metropolitana), Adrián Zaffaroni (Justo José de Urquiza, Primera C), Dante Majori (Yupanqui, Primera D), Guillermo Raed (Mitre de Santiago del Estero, Federal A) y Alberto Beacon (Liga Rionegrina, Ligas del Interior). Para los cargos rentados los postulantes serán Pablo Toviggino (Consejo Federal; Director General Ejecutivo) y Daniel Ferreiro (B Nacional, Director Financiero).

Sin embargo, como consecuencia del enfrentamiento entre los mandamás de Boca y River, D'Onofrio, junto a Tinelli y Verón, podrían conformar una nueva lista y en las últimas horas trascendió el nombre de Hernán Lewin, extitular de Temperley, que debió dejar su cargo por sufrir amenazas de los barras bravas del club.

El otro perdedor de la semana que pasó fue el Gobierno de Mauricio Macri, que buscó por todos los medios presionar que haya fútbol. Que se reanudara el campeonato iba a ser un paliativo en el marco de una dura semana en donde deberá afrontar un paro nacional docente y una movilización de la CGT.

Que el fútbol argentino haya ingresado en terapia intensiva es producto la incapacidad dirigencial y de la intromisión del Gobierno, quien luego de anunciar la finalización del programa Fútbol para Todos, sin cumplir con los pagos de los meses de junio, julio y diciembre, nombró la tan mentada Comisión Normalizadora, haciendo una intervención, aceptada por FIFA, que empeoró la situación.

Sin embargo, el Gobierno de Macri parece no querer alejarse y trascendió que estaría proponiendo la creación de un gremio paralelo a Futbolistas Argentinos Agremiados, para hacerle frente a Sergio Marchi. La idea es que el presidente del nuevo gremio sea Hugo "Perico" Pérez, un hombre cercano al pensamiento oficialista.

Se abre una nueva semana, en donde ya el presidente de Lanús, Nicolás Russo afirmó: "Con o sin profesionales el fútbol arranca sí o sí el próximo fin de semana".

La pregunta es de dónde saldrá la plata, porque los 305 millones (de los 390 que debían haber entrado) no alcanza para hacer frente para pagar la deuda. También en estos días se deberá conocer la empresa que se hará cargo, a partir de junio, de los derechos de televisación: Turner-Fox, ESPN y Media Pro. Tal vez, esto pueda llegar a ser la llave que destrabe la grave crisis por la que atraviesa el fútbol argentino.

Dejá tu comentario