El Papa libera el camino para la ordenación de mujeres diácono

Edición Impresa

  Ciudad del Vaticano - El papa Francisco abrió la puerta ayer a la posibilidad de que las mujeres sean ordenadas como diáconos y celebren bautismos y matrimonios, una revolución para la Iglesia Católica, ya que se trata de un servicio reservado sólo a los hombres.

La apertura del Papa fue hecha durante un encuentro en el Aula Paulo VI del Vaticano con 900 líderes de congregaciones religiosas femeninas de todo el mundo.

Francisco aceptó la creación de una comisión para estudiar el asunto, una propuesta innovadora, que la Iglesia abordó en el pasado sin éxito, por lo que hasta ahora los sacramentos pueden ser administrados exclusivamente por religiosos hombres.

El Sumo Pontífice argentino, que en varias ocasiones se pronunció a favor de otorgar un mayor papel a la mujer en la Iglesia, respondió afirmativamente a una de las seis preguntas hechas por las religiosas.

"¿Por qué no constituir una comisión oficial para estudiar la cuestión?", le preguntó una de las asistentes.

"Creo que sí... Sería bueno, para hacer que la Iglesia aclare ese punto. Estoy de acuerdo, voy a hablar para hacer algo como esto. Acepto, me parece útil tener una comisión para aclarar", respondió.

En la Iglesia, los diáconos pueden pronunciar el sermón durante la misa y oficiar bautizos, bodas y funerales. En cambio, los curas son los únicos que pueden celebrar la eucaristía o confesar a los fieles.

La discusión sobre el papel dentro de la Iglesia Católica de la mujer es vieja y desde hace años las mujeres piden un cambio, tal como ha cambiado la sociedad.

Según el Anuario Pontificio, en 2014 había alrededor de 415.000 sacerdotes y miembros de órdenes religiosas en todo el mundo, frente a más de 700.000 monjas.

Numerosos estudios han revelado que en los primeros siglos del cristianismo existían "diaconisas", un tema que el mismo Papa abordó durante el encuentro con las religiosas.

Durante el pasado sínodo de obispos sobre la familia, celebrado en octubre, el canadiense Paul-André Durocher propuso que las mujeres puedan ser diáconos, abriendo el debate y generando aplausos entre los asistentes.

"El Papa siente que el tiempo pasa y que tiene que tomar decisiones valientes aun si la mayoría de la jerarquía de la Iglesia no está lista para esos cambios", comentó el vaticanista Marco Politi, autor del libro "Francisco entre los lobos".

"Para mí en un año seguramente se conocerá el resultado de la comisión", dice Politi, quien considera que el papa argentino no se limita a hablar, sino que actúa.

Agencias AFP, EFE, ANSA y DPA

Dejá tu comentario