El plan de Macri para blanquear apoyo a Duhalde tras el balotaje

Edición Impresa

• El eje Santa Fe-Capital Federal-Córdoba prepara documento.
• Avanza acuerdo del «mejor segundo»

La ausencia de Eduardo Duhalde el domingo en el búnker PRO de Santa Fe fue el primer paso del acuerdo. Mauricio Macri se comprometió a manifestarse a favor del candidato presidencial de Unión Popular antes de las primarias abiertas simultáneas y obligatorias del 14 de agosto, pero pidió no mezclar las campañas santafesina y porteña con la nacional. Con el balotaje de la Capital Federal aún por definir, Macri le había pedido al expresidente que no apareciera en la foto triunfal junto a él y Miguel del Sel, la estrella de la elección santafesina que se convirtió en un leading-case del acuerdo entre el PRO y el Peronismo Federal.

El formato del apoyo macrista a Duhalde es lo único que falta definir. Podrían compartir después del próximo domingo algún acto de tipo institucional, como la función especial que organiza hoy el Gobierno porteño en el Teatro Colón para premiar a los gremios de gastronómicos y taxistas, claves en la fiscalización de los votos de Del Sel en los comicios santafesinos. Además de Luis Barrionuevo, a ese evento está invitado el secretario gremial de la CGT, Omar Viviani, viejo conocido de Macri desde la época en que el jefe de Gobierno porteño gerenciaba una empresa automotriz.

Pero el guiño PRO a Duhalde tendrá además un capítulo previo que se articula con otros sectores opositores. Luego del triunfo del socialista Antonio Bonfatti en Santa Fe, Macri espera ratificar este fin de semana su triunfo sobre el kirchnerista Daniel Filmus y el domingo 14 apuesta a una victoria del peronista José Manuel de la Sota en Córdoba, donde el PRO lleva boleta corta y coquetea también, vía Jaime Durán Barba, con el radical conservador Oscar Aguad.

Ese eje, Capital Federal-Santa Fe-Córdoba -en esta última el Frente para la Victoria no presenta candidato propio- es la gran apuesta macrista para amenazar la reelección de Cristina de Kirchner de cara a las presidenciales del 23 de octubre. Tanto que ya están avanzadas las negociaciones para que Bonfatti, De la Sota y Macri suscriban un documento en defensa de la alternancia democrática y las instituciones.

Encuentro público

Tres gobiernos que frenaron la ola kirchnerista. Y un acuerdo al filo del plan «el mejor segundo», que, impulsado por Duhalde, apunta a que todo el arco opositor apoye en las elecciones presidenciales al candidato más votado en las primarias de agosto.

Antes de la foto Macri-Duhalde, habrá un encuentro público entre Duhalde y Del Sel, quien hará campaña en Santa Fe a favor del candidato presidencial de Lomas de Zamora. El PRO llevó en su lista de diputados provinciales santafesinos a Germán Mastrocola, hijo de Vicente, jefe del sindicato de plásticos alineado con la central gremial disidente de Barrionuevo. Como gesto de unidad, Duhalde se prepara para bajar listas de candidatos a diputados nacionales que adhieren a su candidatura presidencial vía Unión Popular y liberarle así el camino a la boleta PRO.

Mañana Del Sel estará en la Capital Federal haciendo campaña para el balotaje y firmando papeles para asumir como presidente del PRO de Santa Fe. En la provincia de Buenos Aires, el legislador Ramiro Tagliaferro, esposo de María Eugenia Vidal, compañera de fórmula de Macri, también es candidato en la boleta de la duhaldista Unión Popular. Lo mismo ocurre con el diputado nacional del PRO Christian Gribaudo, quien aspira a renovar su banca en el Congreso de la mano del Peronismo Federal.

La noche del domingo, Macri asistió con impotencia al clamor presidencial que lo empapó luego de la hazaña electoral de Del Sel. «Se siente, se siente, Mauricio presidente», vivaban los jóvenes macristas cerca de la medianoche. El jefe de Gobierno porteño deberá ahora esperar hasta 2015, pero el mismo sector del PRO que intentó en vano convertirlo en candidato presidencial 2011, le advirtió en Santa Fe: «Si te quedás quieto en la Capital Federal y no apoyás a nadie a nivel nacional, olvidate de ser presidente». El objetivo es Duhalde, pero después del balotaje del próximo domingo, ya que el jefe de Gobierno porteño teme que un encierro con Duhalde le espante votantes radicales e independientes, casi un desprecio ante el gesto de Enrique «Coti» Nosiglia, que candidateó testimonialmente a Silvana Giudici para no perjudicar la preformance electoral macrista en la Capital Federal.

Dejá tu comentario