“El plan misilístico preocupa ahora a los países de Occidente”

Edición Impresa

Israel y Arabia Saudita se oponen asimismo a ese desarrollo, que consideran ofensivo. El temor es a que se ensamble con el programa atómico.

Teherán - Los programas de misiles balísticos iraníes envenenan las relaciones entre Teherán y las potencias occidentales desde hace años, mientras la República Islámica considera que es un tema no negociable.

Irán desarrolla hoy una docena de tipos de misiles balísticos de un alcance de 200 a 2.000 km y que pueden transportar cargas de 450 a 1.200 kg, según un informe reciente del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) de Londres.

A partir de 2006, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, a través de una serie de resoluciones, promulgó medidas coercitivas para obstaculizar estos programas, por temor a que se utilicen para desarrollar vectores nucleares.

Sin embargo, esos textos quedaron suspendidos por la Resolución 2.231 de julio de 2015, mediante la cual el Consejo de Seguridad respaldó el acuerdo nuclear firmado unos días antes en Viena, del cual el presidente estadounidense, Donald Trump, sacó ayer a su país.

Clément Therme, investigador del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS), intentó aclarar este complejo tema en la entrevista que sigue.

Periodista: ¿Qué lugar ocupan los misiles balísticos en la doctrina militar de Irán y en su dispositivo defensivo?

Clément Therme: Los misiles son el principal medio de disuasión en la doctrina militar presentada como defensiva por la República Islámica. El programa balístico, sin embargo, es visto por los rivales regionales de Irán como ofensivo, en particular por Arabia Saudita, que ha planteado acusaciones de proliferación balística iraní en Yemen, y por Israel, que ve el programa balístico iraní como una amenaza para su seguridad. Los países occidentales también están preocupados por la consecuente búsqueda de un programa balístico y una agenda de soberanía nuclear debido a la posibilidad percibida de que, a largo plazo, Irán utilice ese programa con fines nucleares militares.

P.: ¿Qué factores históricos explican esta elección iraní?

C.T.: La prioridad dada a este programa por la República Islámica se explica primero por la experiencia de la guerra de las ciudades durante la Primera Guerra del Golfo (1980-1988) con Irak. Irán inscribe su programa balístico en el marco de una política de disuasión en la hipótesis de intervenciones militares contra sus instalaciones nucleares. La adquisición del sistema de misiles rusos S-300 debe incluirse en este marco. En definitiva, la voluntad iraní de desarrollar capacidades tecnológicas balísticas forma parte de un marco más amplio de la política de autosuficiencia ("khod-kafai", en persa) de la República Islámica para limitar todo vínculo potencial de dependencia respecto al extranjero.

P.: ¿Es posible una apertura?

C.T.: La República Islámica siempre afirmó que las capacidades militares del país no eran negociables. Sin embargo, el problema está relacionado en gran medida con la naturaleza de la política regional de Irán, como el apoyo al régimen de Bashar al Asad en Siria y el carácter antiisraelí de Teherán. El principal obstáculo para la apertura de negociaciones sobre este tema es que se trata de una cuestión de identidad de la República Islámica y que el Gobierno (del presidente Hasán) Rohaní, que podría abogar por una salida de la ideología revolucionaria jomeinista en estas cuestiones, no se encarga directamente de estos asuntos. Esto corresponde a la oficina del Guía Supremo (Alí Jameneí) y los Guardianes de la Revolución [el ejército ideológico de Irán], que dictan la política regional del país. El presidente Rohaní no consiguió el reequilibrio de las prioridades del país presentado en su programa electoral en 2013 y 2017 entre los ideales revolucionarios y los intereses económicos. De esta manera, en la hipótesis de una política regional de Irán menos hostil a los intereses occidentales, probablemente sería posible llegar a un compromiso sobre el programa balístico.

Agencia AFP

Dejá tu comentario