El rey Felipe abrió el Congreso de la Lengua

Edición Impresa

San Juan de Puerto Rico - El rey de España, Felipe VI, inauguró formalmente ayer el VII Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE), que se celebra en la ciudad de San Juan de Puerto Rico, con la participación de más de 150 académicos y la presencia de dos Premios Nobel. En su mensaje, que fue brevemente interrumpido por un manifestante que reclamó la liberación del militante independentista Oscar López, preso en Estados Unidos hace 30 años, el monarca resaltó que este encuentro refuerza los "lazos de sangre que nos unen por encima de cualquier diferencia".

En referencia a los españoles que se refugiaron en la isla durante el régimen de Francisco Franco, el rey afirmó: "No quiero dejar de agradecer la acogida que en tiempos dramáticos Puerto Rico tuvo con varios compatriotas". Destacó, por otro lado, los aportes que aseguró ha hecho Puerto Rico al idioma y a la cultura hispánica. "Los puertorriqueños han sabido como pocos vivir y sobrevivir en las fronteras de la sociedad con la lengua", dijo. "Son las culturas las que mejor pueden administrar la diversidad en su interior y en sus fronteras y en eso los puertorriqueños tienen mucho que decir dentro de la sociedad hispánica y dentro de la sociedad estadounidense", declaró.

Expresó además, en referencia a la sede, que "llegamos a Puerto Rico, la isla de la simpatía, como la llamó Juan Ramón Jiménez en su sentido propio de comunidad de sentimientos. En efecto, en esta ciudad que Colón bautizó en 1493 con el nombre de San Juan, todo hace que un hispano se sienta en su propia casa, empezando por nuestra lengua, que se oye con un acento que se me antoja entre andaluz y canario. Es la lengua indohispana, trufada de términos taínos, porque, a través de los siglos, la fusión de sangres ha abierto cauce a las viejas raíces históricas mestizas, las que aquí afloran también en las canciones populares acompañadas de maracas y güiros puertorriqueños".

El VII Congreso de la Lengua, que se extenderá hasta el viernes en la isla bajo el lema "Lengua española y creatividad", tiene entre sus participantes al francés Jean-Marie Le Clézio, Nobel de Literatura, así como al mexicano Mario Molina, Nobel de Química. El director del Instituto Cervantes y exdirector de la RAE, Víctor García de la Concha, expresó que "cuando las miradas de muchos se centran en muchos problemas, hoy los hispanohablantes del mundo están centrando su mirada en San Juan de Puerto Rico, en este congreso". El escritor y diplomático chileno Jorge Edwards sostuvo que "la celebración del CILE en Puerto Rico es clave para el idioma español. Nos encontramos en uno de los sitios legendarios de la lengua y no nos queda más que agradecer y rendir homenaje", expresó Edwards.

El puertorriqueño Luis Rafael Sánchez también hizo referencia al prisionero Oscar López, al que le dedicó su mensaje. También dedicó sus palabras a Federico García Lorca. Sánchez se refirió a la situación política de Puerto Rico como Estado libre asociado de Estados Unidos y lamentó que en la isla el tema del estatus político se "ha vuelto vicio". Destacó, sin embargo, la fortaleza del idioma español puertorriqueño, a pesar de la condición de la isla caribeña como un territorio estadounidense. "El credo independentista pierde en las urnas, pero el credo puertorriqueñista arrasa en las calles", agregó. Aprovechó la presencia de los miembros de la Real Academia Española (RAE) para reclamar que se le dé cabida al término "puertorriqueñidad". Señaló que éste se refiere a la "calidad de lo que es provocativo de la isla de Puerto Rico".

El acto inaugural lo cerró el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, que dio la bienvenida a los visitantes y destacó la importancia de la celebración de este evento trienal.

Dejá tu comentario