“El teléfono negro”: el hijo de Stephen King le hace honor

Edición Impresa

Scott Derrickson, director de pequeñas producciones de terror como “Siniestro” y “El exorcismo de Emily Rose” pero también de superproducciones como la innecesaria remake de “El día que paralizaron la tierra” y la primera película sobre Dr. Strange, consigue ahora un estremecedor thriller sobrenatural basado en un cuento del hijo de Stepehen King, Joe Hill.

Hill muestra la influencia de su padre, empezando por el hecho de que hay un villano que se dedica a secuestrar y matar chicos en los alrededores de Denver. Pero hay una gran diferencia con, por ejemplo “It”, donde el payaso es sobrenatural. Aquí el personaje llamado The Grabber, a cargo de un terrorífico Ethan Hawke siempre enmascarado, es real, mientras que los detalles sobrenaturales atañen a los víctimas anteriores que intentan salvar al nuevo secuestrado, un chico de 13 años, excelentemente interpretado por Mason Thames.

Esto no quita que el método de ayuda de los muertos no deje de resultar también aterrador. Es que en el sótano convertido en mazmorra, donde está recluido el protagonista, hay un viejo teléfono negro que no funciona ni está conectado a una línea, lo que no impide que suene para que Thames pueda escuchar los consejos de estas voces del Más Allá.

También está claro que estos espíritus no lograron escapar, así que además de tener en cuenta sus advertencias, el cautivo debe ingeniárselas por si mismo. El director logra un sólido film de suspenso, oscuro y enervante, que se va poniendo más tenso hasta el crudo desenlace. Una cualidad del guión es intercalar lo que ocurre en el sótano con los intentos de la hermana de la víctima y de un detective por encontrar el serial killer que viene asolando la ciudad desde hace tiempo. Ethan Hawke, aquí un desalmado enmascarado con tonos del Guasón, también apoya este recomendable ejemplo de terror y suspenso.

“El teléfono negro” (The Black Phone, EE.UU., 2021) Dir.: S. Derrickson. Int.: E. Hawke, M.Thames, M. McGraw.

Dejá tu comentario