22 de noviembre 2013 - 00:00

El temor al doble efecto

El temor al doble efecto
No debe haber muchos antecedentes en la historia de las últimas décadas en la Argentina en los que el sector turístico esté tan en la mira por su impacto en la macroeconomía como en la actualidad. Desde hace varias semanas se lo viene señalando como uno de los rubros responsables de la pérdida de reservas del Banco Central, y es por eso que en los últimos días abundaron las versiones, con cambio de gabinete de por medio, sobre medidas para corregir ese problema desde un desdoblamiento cambiario o dólar turístico o mayores restricciones y sobrecostos para los viajeros.

Hay preocupación entre los operadores del sector que se especializan en turismo emisivo, obviamente, por el impacto que pueda tener alguna medida de encarecimiento de los viajes al exterior.

Cuando se aplicó el recargo del 20% como anticipo de Ganancias hubo una desaceleración en la demanda. Un antecedente válido. Luego se recompuso cuando el público evaluó que aun así seguía siendo conveniente elegir un destino internacional y, además, proliferaron los pagos en cuotas en pesos. En las últimas semanas, ante los rumores, hubo muchas consultas en las agencias y, también a buen ritmo, se concretaron ventas. Especialmente pasajes y paquetes para el año próximo con adelanto de vacaciones. Para el verano, el consumo está alrededor del 10% por encima del año pasado.

Pero hay un dato para tener en cuenta: empresarios del rubro con muchos años en la actividad aseguran que un recargo en los viajes al exterior o dólar turista va a tener impacto en el mercado interno. Los valores de las tarifas hoteleras locales, explican, tienen como referencia a la moneda norteamericana. También otros precios de servicios se ajustan de igual manera. Es por eso que advierten que un encarecimiento de los viajes al exterior puede provocar también una suba de precios internos. La experiencia reciente (por ejemplo, cuando se aplicó el recargo del 20%) muestra que los empresarios locales ajustaron los valores hacia arriba esperando mayor demanda. Esos incrementos podrían asustar a quienes tienen pensado veranear en el país, provocando el doble efecto de que por querer frenar el turismo al exterior también caiga el turismo interno.

Dejá tu comentario