22 de abril 2013 - 00:00

Elección en UIA se dilataría aún más

Héctor Méndez
Héctor Méndez
Hasta ayer, había muchas dudas y pocas certezas entre los miembros de la UIA. Sucede que mañana debería ser un día clave porque se espera que de la reunión de la Junta Directiva salga oficialmente el nombre del próximo presidente de la entidad. El único candidato firme es Héctor Méndez, el dirigente del plástico que se pondría al frente de su tercer mandato en la entidad. Sin embargo, su figura aún no consigue apoyo consensuado, y algunos industriales creen que la decisión podría demorarse más.

Hacía mucho tiempo que las internas en la UIA no generaban conflictos tan evidentes. El respeto por el acuerdo de alternancia en la presidencia entre los dos sectores más importantes de la entidad (Celeste y Blanca, e Industriales) venía respetándose sin sobresaltos y los candidatos que anunciaban cada grupo estaban consensuados antes de difundirse.

Hoy, la situación en la central fabril es completamente diferente. En un año de elecciones y de freno económico -que genera grandes dificultades para la industria-, la política se metió de lleno en la elección.

Cuando el mandato de José Ignacio de Mendiguren -del grupo Industriales- estaba a punto de vencer, la Celeste y Blanca comenzó a barajar los primeros candidatos a sucederlo.

De Mendiguren fue durante su gestión un hombre cercano al kirchnerismo, con quien no confrontó seriamente ni ante las decisiones más críticas como el cierre a las importaciones o la imposición de trabas para exportar. Un sector de la UIA cree que ese perfil debe mantenerse, y hasta el propio De Mendiguren fomentó la idea de permanecer en el cargo al menos un año más, una decisión que además apoyaba el Gobierno. Pero dentro de la Celeste y Blanca se impuso la idea de no romper la alternancia y definir su propio candidato. El primer empresario que se eligió fue José Urtubey, de Celulosa Argentina.

Urtubey traería aires nuevos a la UIA dada su corta edad. Pero el ser hermano del gobernador de Salta trajo malestar y desconfianza dentro de la entidad. Comenzó a temerse que la relación del Gobierno con la UIA se moviera al ritmo del vínculo entre José Manuel Urtubey y la Presidente. Pesó entonces más el temor a politizar la central. De forma intempestiva, casi inmediatamente después de que se difundió su nombre, el candidato cayó y comenzaron las demoras en la elección.

Sonó también el nombre del gráfico Juan Carlos Sacco, otro dirigente que el Gobierno (y específicamente el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno) ven con entusiasmo. Pero dentro de la entidad no obtuvo el apoyo suficiente. Así quedó nuevamente Méndez, con buenas relaciones con el Ministerio de Planificación, al borde de encabezar la entidad. De hecho, la semana pasada se hablaba firmemente de la decisión de apoyarlo. Pero después de la reunión del Comité Ejecutivo no se produjo el anuncio oficial.

Un influyente miembro de Industriales aseguró a este diario que aún hay tiempo para decidir quién liderará la central fabril más importante del país. Y que, de ser necesario, el nombramiento seguirá demorándose.

Dejá tu comentario